LO MÁS RECIENTE

Opinión

¡Otras linduras!

17 Febrero, 2017 / en Opinión

César Medina.

Quiero presentarles dos cartitas interesantes para que ustedes juzguen la visión de un político doctrinario formado por Bosch en la escuela peledeísta, Aurelio Guerrero, y lo que parece ser un “caco hueco” salido de un desaguadero digital que ni siquiera vale la pena citar por el nombre que ofrece porque es obvio que se trata de un seudónimo…

… Trato de darle oportunidad a todo el que difiere de mí -siempre que no se trate de insultos personales-, así sea con insolencias o infravaloraciones profesionales, como esta:

“César, ustedes los periodistas de aquellos años avergüenzan a las nuevas generaciones. No puede ser posible que hoy sean los primeros en dar el mal ejemplo los hombres y mujeres con quienes crecimos viéndolos entrar en nuestras casas a través de la televisión. O quienes nos emboban con sus prédicas radiales porque nuestros padres los sintonizaban en el carro que nos llevaba al colegio.

“Durante años, desde antes de mi adolescencia, tú fuiste algo así como un ídolo inalcanzable para mí y muchos otros que como yo aún no llegan a la edad de 30 años. ¡Qué equivocados estábamos!

“Es probable que no seas tú el culpable, sino nuestros propios padres que creyeron tanto en tus prédicas mañaneras, que nos contagiaron con tu fingido valor y entereza ciudadana… Claro, me refiero a la época en que el Presidente era tu enemigo personal, Hipólito Mejía, y tú el rey de la mañana televisiva en Color Visión…

“Hoy, sin embargo, vemos la forma vergonzosa en que tú defiendes a los corruptos del PLD a pesar de ser tan evidente su enriquecimiento rápido después de pasar por algún cargo público… ¡Qué vergüenza para quienes creímos en ti!”.

Es su derecho… Que Dios lo perdone.

… Luego, Aurelio
Observen, entonces, la diferencia que plantea en el análisis de la corrupción un hombre formado en el PLD -Aurelio Guerrero-, que ha pasado por posiciones de jerarquía en la burocracia estatal sin que nadie pueda decir que se le pegó un peso mal habido:

“Amigo César, saludos: Si en el Gobierno hubiera veinticinco mil corruptos no alcanzarían el uno por ciento de las personas que votaron por el PLD; por eso politizar la lucha contra la impunidad y la corrupción reduce y margina el empeño de combatir ese flagelo histórico que trasciende generaciones, prendida como planta endémica y transversal en la sociedad dominicana.

“Corruptos son algunos hombres, no las instituciones ni los partidos. El culto al dinero y a la vida muelle; la ambición generalizada y sin límites, han ido pervirtiendo la actividad política e inficionándolo todo.

“Se ha perdido la solidaridad entre los compañeros porque los puestos y las candidaturas son para quienes pueden comprarlos de antemano; vienen comprometidos con los inversionistas políticos que con frecuencia, en su afán de recuperación económica, terminan convirtiéndose en funcionarios prevaricadores; que además de los cargos se apoderan de los negocios que generan. Un asco.

“Ahora cualquiera anda dizque con un proyecto presidencial; pero se sabe que en política no basta tener buen perfil y plataforma organizativa; es fundamental el elemento recursos, dinero. La actividad política cuesta y mucho. Solo quien reditúa es útil y ha de aprovecharse toda oportunidad de la posición para la acumulación de campaña.

“Conviene que se ventilen las verdaderas causas de la corrupción; que pueden ir más allá de un mero y transitorio movimiento contra la impunidad y la corrupción. Recibe mis saludos y mi invariable afecto”.

Ya ven: unos vituperan, otros escriben con la profundidad del análisis crítico… Pero todos caben.

¡De eso se trata!


LO MÁS COMENTADO