República Digital - Indotel Anuncio

06 de mayo del 2021

Opinión

¡30 de mayo 2018!

    Pasado mañana miércoles, se cumplen 57 años del ajusticiamiento de Rafael Trujillo Molina, que había gobernado a nuestro país por mas de 30 años. El autor de esta columna que ha estado escribiendo sobre la composición social dominicana, se siente obligado a realizar una pausa, para tratar aspectos sobre el episodio que hemos […]




    Pasado mañana miércoles, se cumplen 57 años del ajusticiamiento de Rafael Trujillo Molina, que había gobernado a nuestro país por mas de 30 años. El autor de esta columna que ha estado escribiendo sobre la composición social dominicana, se siente obligado a realizar una pausa, para tratar aspectos sobre el episodio que hemos señalado, porque es nuestra obligación como maestro, de reiterar algunos juicios, que son fundamentales y obligatorios para los políticos profesionales, especialmente mis compañeros del PLD, cuyo gobierno encabezado por Danilo Medina Sánchez, dirige la vida presente y posiblemente futura, de la nación. Y queremos recordar que hace aproximadamente 8 años recibimos una comision de profesionales e intelectuales, nativos de San Cristóbal, que tenían la idea de hacer un monumento en el parque central de esa ciudad, frente a la iglesia, en la cual estuvo ubicada la casa en que nació Trujillo. Nos pidieron que redactáramos lo que debía figurar en la tarja que se iba a instalar en ese lugar. Así lo hicimos y queremos darlo a conocer: “En este lugar estuvo la casa en la cual nació, el 24 de octubre de 1891, Rafael Leonidas Trujillo Molina, hombre a quien el destino deparó la oportunidad, a partir del 16 de agosto de 1930, de gobernar al pueblo dominicano. Ejerció su autoridad, a sangre y fuego, hasta el 30 de mayo de 1961, fecha en que cayó ajusticiado. Sus condiciones políticas le permitieron ejercer el mando, imponiendo un régimen eficiente, organizador, constructor, agresivo e intolerante, con imborrables matices asesinos, como expresión de su avasallante personalidad. Transformó radicalmente a la nación en el orden económico, social y político, incorporándola institucional y definitivamente al siglo XX”. La idea de las personalidades que nos visitaron en relación con el parque central de San Cristóbal, no ha podido materializarse, pero de diez íntimos amigos del autor de los cuales dos han fallecido, Marcos Pérez Collado y Pompilio Bonilla Cuevas y ocho más que sufrieron prisión y persecución del régimen trujillista y están vivos, al leer lo que escribimos, con una asombrosa identidad de criterios, aceptaron esa descripción histórica como honesta, verídica y acertada. A la que se han sumado dos libros, ensayos históricos, del autor que son:”Trujillo monarca sin corona”, con cinco ediciones y “Los magnicidios dominicanos”, con tres ediciones, que tienen una demanda importante en el extranjero, por dominicanos ausentes y por nativos de esos países. “Trujillo monarca sin corona”, ha sido calificado como un libro best seller de importancia histórica incuestionable, de las dictaduras hispanoamericanas. Hoy, 57 años después está presente en el orden económico, social, educativo, militar y político la actuación en nuestro país del feroz y agresivo gobernante, que como hemos señalado, incorporó al país al siglo XX. Trujillo, en la realidad histórica, era el capitalismo con los matices de su personalidad. La fortuna que personalmente acumuló en esos 31 años de gobierno, al momento de su muerte estaba valorada en 320 millones de dólares de ese entonces; lo único doloroso y lamentable y que debe ser criticado siempre, es que esa fortuna que era propiedad del pueblo dominicano, como lo decía Trujillo, y lo ratificó después el gran maestro político dominicano y de América Juan Bosch, fue sustraída o robada por manos ajenas, cuya conducta es imperdonable.

Por:

Euclides Gutiérrez Félix .

Noticias destacadas