República Digital - Indotel Anuncio

20 de abril del 2021

Opinión

80 años

César Duvernay. No habría forma de escribir la historia de la democracia dominicana sin mencionar ni reconocer los aportes de aquella iniciativa echada a andar el 21 de enero de 1939, llamada Partido Revolucionario Dominicano (PRD). Y es que lo acontecido en Cuba, específicamente en El Cano, Marianao, municipio de La Habana, por Juan Bosch, […]




César Duvernay.
No habría forma de escribir la historia de la democracia dominicana sin mencionar ni reconocer los aportes de aquella iniciativa echada a andar el 21 de enero de 1939, llamada Partido Revolucionario Dominicano (PRD). Y es que lo acontecido en Cuba, específicamente en El Cano, Marianao, municipio de La Habana, por Juan Bosch, Ángel Miolán, Cotubanamá Henríquez, Nicolás Silfa, Plinda Woss, Virgilio Mainardi Reina y Juan Isidro Jimenes Grullón, entre otros dominicanos opositores a la tiranía de Rafael Leónidas Trujillo, ha sido un instrumento de  lucha y reivindicación del pueblo dominicano. El PRD, que arribó al país luego de la caída de la dictadura (5 de julio 1961), presentó candidato presidencial en las elecciones del 1962 dando como resultado el triunfo de Juan Bosch, que aunque interrumpido a solo siete meses de ejercicio por un golpe de Estado (25 de septiembre de 1963), mostró con importantes acciones e iniciativas el compromiso social e institucional de sus fibras partidarias. Valores, visión y misión que fueron desarrollados en toda su potencialidad por José Francisco Peña Gómez, discípulo de Bosch y quien ingresara al PRD a solo horas de que la organización arribara al suelo patrio. La organización enfrentó la intervención norteamericana de 1965 reclamando la vuelta a constitucionalidad fracturada en 1963 y participó activamente en la contienda. Fue al PRD que le tocó asumir la lucha de masas, el acompañamiento y los reclamos cotidianos por el respeto a las libertades públicas en los turbulentos años de finales de la década del 1960, donde muchas veces el precio de la disidencia era la muerte. De su interior han salido la gran mayoría de todas las agrupaciones y líderes del escenario político nacional, incluyendo el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), de su fundador Juan Bosch, y fue el primer partido en afiliarse a una corriente ideológica internacional (La Internacional Socialista). Dentro de muchos capítulos gloriosos de la historia de la democracia política dominicana, el PRD, que volvió al poder en 1978,  a solo 60 días del gobierno de Antonio Guzmán, promulgó una ley de amnistía que posibilitó el retorno de cientos de exiliados políticos, así como la despolitización de los cuerpos castrenses. Hoy, a 80 años de una vida no exenta de errores y fuertes traumas, el “buey que más jala”, “el del jacho”, reencontrado en una exitosa alianza política con el PLD, muestra desde el gobierno su vocación de servicio, mientras táctica, sistemática y consistentemente fortalece sus músculos para futuras jornadas.

Noticias destacadas