República Digital - Indotel Anuncio

14 de abril del 2021

Turismo

Abinader y el turismo de Pedernales

El diabólico tramo Oviedo-Pedernales desencanta al viajero y le induce a devolverse. Le urge buscar agua donde sea  y construir un buen acueducto. Y un aeropuerto. Y un puerto. Y vías de acceso a los atractivos naturales, más incentivo a la producción de alimentos y carreteras buena para llevarlos a la ciudad. Por TONY PÉREZ . […]




El diabólico tramo Oviedo-Pedernales desencanta al viajero y le induce a devolverse. Le urge buscar agua donde sea  y construir un buen acueducto. Y un aeropuerto. Y un puerto. Y vías de acceso a los atractivos naturales, más incentivo a la producción de alimentos y carreteras buena para llevarlos a la ciudad.

Por TONY PÉREZ .

En su discurso de jurade 44 minutos y 16 páginas ante la Asamblea Nacional, este 16 de agosto de 2020, el presidente Luis Abinader ha anunciado la construcción de 3 mil habitaciones, el aeropuerto y otras obras que sirvan de base al desarrollo del turismo en esta provincia costeña, 307 kilómetros al suroeste de la capital.

Aunque el imaginario de los pedernalenses está atisbado de promesas similares de otros gobiernos, que ahora se expresan en razonables dudas sobre la palabra del flamante mandatario de 53 años, en esta ocasión brotan algunas claves novedosas que deberían revivir las esperanzas.

Identifiquemos algunas:

Inclusión en un discurso de toma de posesión inusualmente corto de la promesa de campaña sobre grandes inversiones en este pueblo pequeño, fronterizo con Haití. Tiene conciencia sobre el valor del turismo, en tanto, desde 1986, es desarrollista de proyectos hoteleros en el norte (Puerto Plata) y en el este (Punta Cana), a través de la empresa familiar Abinader Corona (Abicor)…

Lo anuncia en medio de una grave crisis sanitaria de SARS-CoV-2, que, en cinco meses, ha cobrado cerca de 1,500 vidas y ha resentido la economía nacional.

Tiene el camino más despejado luego de la recuperación de las tierras con vocación turística robadas, tras un conflicto judicial que comenzó en el primer gobierno de los tres de Leonel Fernández (1996-2000) y se extendió hasta 2019. En sus manos, un plan maestro sobre los puntos a intervenir, y necesita reactivar urgente la economía nacional, y ya él mismo ha adelantado que una de las vías será la construcción.     

Él está compelido a hacer un gobierno que encante y sume voluntades hasta de adversarios, si quiere inscribirse en la historia de los buenos y ser reelegido en 2024 (está habilitado por la Constitución).

PEDERNALES, HOY

El turismo, como fenómeno social, requiere habitaciones y personas nacionales y extranjeras que las ocupen. Y esas personas necesitan buenas carreteras, aeropuertos y puertos para movilizarse y llegar a los sitios de descanso. Y allí necesitan agua potable, electricidad, alimentos, servicios de salud, playas, montañas y otros atractivos bien cuidados.

Nada de eso tiene esta provincia de 2,080 kilómetros cuadrados y una población arruinada por el empobrecimiento (se mueve entre 30 mil y 52 habitantes).   

Le urge una autovía que comience a construirse desde el pueblo hasta Barahona, no al revés. El diabólico tramo Oviedo-Pedernales desencanta al viajero y le induce a devolverse. Le urge buscar agua donde sea y construir un buen acueducto. Y un aeropuerto. Y un puerto. Y vías de acceso a los atractivos naturales, más incentivo a la producción de alimentos y carreteras buena para llevarlos a la ciudad.

Pedernales sólo cuenta con el favor de la naturaleza, un ecosistema vulnerable que su gente deberá cuidar con obsesivo celo en su aprovechamiento.

Hasta ahora, los desechos plásticos son denominador común en la paradisíaca playa Bahía de las Águilas, como en el singular balneario del río El Mulito. Y lo corona la depredación rápida de la fauna (iguanas, cangrejos, pesca marina, cangrejos) y la flora (manglares y guaconejo, conuquismo).

Los pedernalenses deben de tomarle la palabra al presidente Abinader. Apoderarnos, empujar en una misma dirección, sin importar partidarismos. Orgullosos deberíamos sentirnos de que, entre tantas demandas nacionales, él, siendo cibaeño, comenzara por citarnos en el histórico discurso de su juramentación. Que sea él quien falle -si alguien ha de fallar-, no los pedernalenses.

Asumamos ese compromiso sin una brecha de duda, sin una pizca de pasividad. (tonypedernales@yaoo.com.ar).

Noticias destacadas