República Digital - Indotel Anuncio

21 de abril del 2021

Opinión

Actualidad de Daniel

Juan F. Puello Herrera. asistente@puelloherrera.com Durante el siglo VI a. C. en Babilonia en la época de los últimos reyes del Imperio neobabilonio, vivió un personaje cuyo nombre era Daniel (mi juez es Dios), que identifica a uno de los libros de la Biblia, y que al decir de algunos exegetas provoca “desorientación y de […]




Juan F. Puello Herrera.
asistente@puelloherrera.com
Durante el siglo VI a. C. en Babilonia en la época de los últimos reyes del Imperio neobabilonio, vivió un personaje cuyo nombre era Daniel (mi juez es Dios), que identifica a uno de los libros de la Biblia, y que al decir de algunos exegetas provoca “desorientación y de igual manera curiosidad por comprenderlo, sin embargo, se considera que revela algo sobre Dios y algo sobre la historia”. De esto último trata lo que pretendo comunicar sobre la narrativa de este Libro cuyo protagonista es Daniel que no es su autor, y cuya ambientación histórica tiene su curso en el hecho de la dominación que sufrió el pueblo hebreo o nación israelita de las grandes potencias de la época. El Libro de Daniel devela el sentido último de algunos acontecimientos históricos en particular de la historia en general, se dice de una teología de la historia basada en la experiencia y no en una teodicea, esto es, una justificación de Dios ante la experiencia del mal y del sufrimiento de los justos. En fin, un libro que en perspectiva apocalíptica debe entenderse como una exhortación que confirma la fe, esto es, una paráclesis, y no como una evangelización por terror, que explica en perspectiva divina la “persecución como desmesura del poder humano como autodivinización del poder”, que alienta a dar testimonio de la soberanía de Dios, y lleva a denunciar los abusos del poder, entendiendo que la lógica del poder humano nunca podrá desplazar a Dios ni ocupar su lugar.

Noticias destacadas