República Digital - Indotel Anuncio

18 de abril del 2021

Mundiales

Acusan a un hombre de decapitar a dos de sus hijos y obligar a otros dos a ver los cuerpos de sus hermanos muertos

Imagen ilustrativaMike Segar / Reuters De ser declarado culpable de los cargos, el acusado enfrenta una posible sentencia de entre más de 57 años y cadena perpetua. Un padre de cuatro chicos, habitante de la ciudad estadounidense de Lancaster (California), fue acusado de decapitar a su hijo e hija adolescentes y de abusar de sus otros dos […]




Un padre de cuatro chicos, habitante de la ciudad estadounidense de Lancaster (California), fue acusado de decapitar a su hijo e hija adolescentes y de abusar de sus otros dos hijos la semana pasada, informan medios locales, citando a la Oficina del Fiscal de Distrito del condado de Los Ángeles. Maurice Jewel Taylor Sr., de 34 años, enfrenta dos cargos por ambos asesinatos y otro por "abuso infantil en circunstancias o condiciones que puedan causar graves lesiones corporales o la muerte". El hombre está acusado de apuñalar letalmente a Maliaka T., de 13 años, y a Maurice T., de 12 años, el pasado 29 de noviembre. Según las autoridades, el acusado les mostró a sus otros dos hijos, de 8 y 9 años, los cuerpos de sus hermanos decapitados y los obligó "a permanecer en sus habitaciones durante varios días sin comer". La Oficina del Sheriff del condado confirmó que la esposa del sospechoso y los hijos sobrevivientes fueron interrogados por detectives de homicidios, quienes arrestaron a Taylor el viernes pasado. El hombre trabajaba como entrenador personal en un centro de fisioterapia en la ciudad de Santa Mónica, aunque últimamente solo atendía sesiones de entrenamiento a través de Zoom, debido a la pandemia de coronavirus. Algunos de sus clientes se pusieron en contacto con las autoridades cuando no pudieron localizarlo para las citas programadas en la semana previa al descubrimiento de las víctimas. De ser declarado culpable de los cargos, Taylor enfrenta una posible sentencia de entre más de 57 años y cadena perpetua en una prisión estatal. El caso sigue siendo investigado por el Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles.

Noticias destacadas