República Digital - Indotel Anuncio

13 de mayo del 2021

Opinión

Advertencia perdida

Orlando Gil. orlandogil@claro.net.do/@orlandogildice. Llamé la atención sobre un fenómeno que no era  nuevo, pero que en la  presente coyuntura electoral asumía características extraordinarias. La falta de lealtad al partido y la poca confiabilidad del voto que se creía comprometido. Los políticos de estos días gozan su papel de Piratas del Caribe. Todos andan con un […]




Orlando Gil.
orlandogil@claro.net.do/@orlandogildice.

Llamé la atención sobre un fenómeno que no era  nuevo, pero que en la  presente coyuntura electoral asumía características extraordinarias.

La falta de lealtad al partido y la poca confiabilidad del voto que se creía comprometido. Los políticos de estos días gozan su papel de Piratas del Caribe.

Todos andan con un parche en el ojo, o  una pata de palo, incluso un guacamayo o monito en los hombros, y buscando un tesoro en isla cercana.

Cambian de barco como de posición y da igual servir a una bandera que a otra. En un mar en bruma se confunden las identidades, y si picado, se pierde la vida.

Un diputado del PRD se va al PRM y la crónica dice que llegó acompañado de 500 dirigentes del antiguo partido. Nadie los cuenta, pero con solo decirlo basta, pues la idea es acreditarlo.

Uno piensa que de La Fuerza del Pueblo nadie desertaría, pues anda buscando casas y sus militantes no tienen ni carnés.

No obstante se publica que  un grupo de cincuenta abandonó sus filas, y algo hubo, pues uno de sus dirigentes aclara la situación.

Decir que no en ciertas circunstancias es admitir el hecho.

Existen unos dirigentes o miembros incómodos que se fastidian por cualquier inconveniente, y antes que procurar entendimiento, recogen sus cosas y se van.

Nadie aguanta vainas a nadie.

Tienen a su favor que los reciben como héroes dondequiera que se aposenten y que viven la felicidad de los primeros días de acogida.

Intriga — sin embargo — lo que ocurrirá con ese sufragio ambulante y escasamente confiable, pues el tránsfuga no tiene principios ni ideales, sino conveniencias.

Los partidos o los candidatos en tiempos de elecciones se comportan como buitres, y no importa la carne mala, ya que se alimentan de carroña.

Ninguno considera que ese comportamiento no solo afecta a la organización que deja, sino a la propia actividad política, pues entre víctimas y victimarios no hay diferencia.

Además de que se trata de un fatalismo universal, y que hoy  por unos, pero mañana los otros.

Noticias destacadas