República Digital - Indotel Anuncio

17 de abril del 2021

Opinión

Al PLD se le acumulan todas en su ‘acabose’

Raúl Pérez Peña (BACHO). Todavía es tema de conversación ciudadana el discurso llamado “rendición de cuentas” el 27 de febrero ante las cámaras legislativas. Hay consenso en expresiones callejeras y los más amplios círculos en que más promesas no podían pintarse bajo el afán reeleccionista. Con el bunker mediático oficialista no hace falta un laboratorio […]




Raúl Pérez Peña (BACHO).
Todavía es tema de conversación ciudadana el discurso llamado “rendición de cuentas” el 27 de febrero ante las cámaras legislativas. Hay consenso en expresiones callejeras y los más amplios círculos en que más promesas no podían pintarse bajo el afán reeleccionista. Con el bunker mediático oficialista no hace falta un laboratorio de activado por “guruses” creativos. Basta con hablar y hablar lo que  ya se dijo, más lo que nunca se había dicho, para encenderse los amplificadores pro gubernamentales. Pero mientras eso ocurre, no pueden silenciar las reacciones de la propia gente que se persigue “marear” con la demagogia politiquera. De ahí la extendida convicción de que por más que disimule, el oficialismo no tiene forma de responder mínimamente el abanico de presiones de envergadura que le viene encima, incluido el panorama político. Lo expresado no radica en aprestos de siglas no gubernamentales. Se trata de que “está llegando la hora” de la saturación y del empacho. Solo con vivir en el país se entiende lo expresado. El espectáculo del “aduanazo”, pendiente de continuar mostrando lo que es el PLD; las purulentas escenas del montaje policial en Moca, con la fallida acusación del activista social Juan Comprés como consumidor de drogas; el fiasco, en alto y bajo relieve del ministerio público ante el inextinguido escándalo Odebrecht, etc. No precisa exagerar, dar cancha a especulaciones, o hacer caso a presagios temerarios. Tampoco se deben poner huevos en canastas moradas creyendo en “amaracos” politiqueros. Lo cierto es que hace apenas un año este pueblo sacó bríos y conciencia para movilizaciones sin precedentes contra la impunidad y la corrupción. Igual de certero es que se multiplican los escándalos, la indignación de la gente y el impudor de los corruptos de toda índole, mientras se acentúa la impunidad que es una de las principales características del gobierno morado. Este es el mismo pueblo del 22 de enero y el 16 de julio. Por más distracciones y mareos multicolores, es inminente el acabose del PLD. Vive una cuenta regresiva que acelera su destino.

Noticias destacadas