Una furgoneta ha arrollado a una multitud en Münster, en el noroeste de Alemania, y ha provocado varios muertos y decenas de heridos. El responsable del atropello, todavía sin identificar, se ha suicidado tras lo ocurrido, según ha confirmado la policía a la prensa alemana. El suceso ha ocurrido en una terraza en el centro de esta ciudad de 300.000 habitantes.

Fuentes policiales han estimado al menos tres víctimas mortales y 30 heridos al diario Rheinische Post. Las fuerzas de seguridad han pedido a la población que eviten el centro de la ciudad y se vayan a sus casas. La policía local asegura a través de Twitter que la situación es todavía «confusa» y que no hagan caso a los rumores que circulan por las redes sociales y que atiendan solo a las informaciones oficiales.

El diario Bild informa de que el cadáver del presunto autor se encuentra todavía dentro del vehículo. Bomberos, las ambulancias y Policía se encuentran ahora mismo en el centro de la ciudad, que ha quedado acordonado. Helicópteros de la policía sobrevuelan la zona y sobre el terreno, agentes buscan explosivos, según informa la prensa local. El atropello se produjo cerca de un conocido restaurante, el Kiepenkerl, frecuentado por la población local y por turistas y que recibe el nombre de la famosa estatua situada en el centro histórico de la ciudad.en esa zona, la gente pasea y se reúne cuando llega el buen tiempo.

«El conductor se disparó una bala», según un portavoz de la policía. Oficialmente, el incidente no ha sido calificado como atentado por las autoridades. «No especulamos», dijo un oficial. El Gobierno alemán expresó su solidaridad con las víctimas del atropello. «Terribles noticias de Münster. La policía de Renania del Norte-Westfalia les mantiene informados. Nuestros pensamientos están con las víctimas y sus familiares», escribió la viceportavoz del Ejecutivo, Ulrike Demmer, en la red social Twitter