República Digital - Indotel Anuncio

15 de abril del 2021

Salud

Alergias: Dermatitis atópica

Lauren Sepúlveda. Santo Domingo. Es una enfermedad de origen alérgico que provoca picazón, hinchazón y enrojecimiento contínuos a la medida que crece y que podrán localizarse en áreas más específicas. Las personas con este tipo de alergia pueden ser más sensibles debido a que su piel carece de ciertas proteínas que mantienen la barrera protectora […]




Lauren Sepúlveda.
Santo Domingo.
Es una enfermedad de origen alérgico que provoca picazón, hinchazón y enrojecimiento contínuos a la medida que crece y que podrán localizarse en áreas más específicas. Las personas con este tipo de alergia pueden ser más sensibles debido a que su piel carece de ciertas proteínas que mantienen la barrera protectora contra el agua. Esta es más común en los bebés, y puede aparecer entre los dos y seis meses. Es vital saber que la dermatitis atópica es un anunciador de otras enfermedades alérgicas que con muy alta frecuencia se van a presentar en el bebé. En el caso de los adultos y sobre todo en las mujeres, el estrés es un factor disparador. Es conveniente que el alergólogo refiera el paciente a terapia, cuando las situaciones de estrés se salen de la mano del adulto. La doctora Patricia Latour, vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana de Alergia, Asma e Inmunología (SLAAI), señala que muchos de los pacientes que debutaron como niños se liberan de la enfermedad una vez pasan de los 8 años o cuando pasan a la pubertad. En la mayoría de los casos la dermatitis atópica tiene muy buena evolución. El 80% de los casos va a aparecer antes de los 2 años, y una vez se presenta, en el 30% de los casos estos niños van a tener alergia alimentaria, sin excluir cuando se habla de un 80% de la población general, en adultos puede afectar en un 20%. Tres especialistas que pueden compartir la enfermedad y pueden trabajar juntos para combatirla son el alergólogo, los pediatras y el dermatólogo, explica la doctora. Realidad en RD El único estudio que se realizó hace unos años habla de una prevalencia de dermatitis atópica de un 18% a 20% de la población en general. La realidad está en la falta de información correcta o que, en algunos casos, el paciente se cansa porque es una condición crónica de la piel. Dato importante: El 50% de los niños que inician con una dermatitis desde unos meses de nacido, si no son tratados a tiempo, la dermatitis puede progresar y antes de los 6 años de edad van a tener asma bronquial (asmáticos), y en el 70% de ellos puede aparecer también rinitis alérgica. La detección y tratamiento temprano puede evitar la progresión en lo que se llama la marcha tópica, que es la secuencia natural de enfermedades alérgicas que el humano puede presentar, donde la dermatitis atópica generalmente es la primera manifestación de ese recorrido alérgico del paciente que heredó esos genes alérgicos puede presentar en la historia de su vida. Esta condición altera profundamente la calidad de vida de los pacientes afectados. Diagnóstico: La confirmación del origen alérgico en cada paciente se realizará por pruebas de laboratorios, donde se solicitará la determinación de los niveles de Ig, E sérica total y específica a los alérgenos sospechados, y en los casos posibles, se podrán hacer las Pruebas Cutáneas por punción o ‘Prick tests’, que ofrecerán información importante en cuanto a los alérgenos ambientales o alimentarios que estén produciendo la reactividad alérgica en cada caso. Tratamiento: Luego de un diagnóstico correcto de la condición y de la identificación de los factores desencadenantes: • El tratamiento será una combinación para evitar los factores desencadenantes, protección de la piel y controlar la inflamación. • Lo esencial siempre será restaurar la humedad de la piel mediante la constante aplicación de cremas, unguentos o lociones emolientes efectivas en todo el cuerpo y sobre todo en las áreas afectadas, dependiendo del estado de la dermatitis. •Antihistamínicos sobre todo para ayudar a conciliar el sueño. •Corticosteroides orales en caso de exacerbaciones severas por ciclos cortos. •Antibióticos en caso de infección añadida y medidas para evitar estas infecciones. •Fototerapia y • Inhibidores de la fosdiesterasa • Tratamientos biológicos actualmente por anticuerpo monoclonales específicos, ya aprobados por la FDA. DETALLES El Eritema: Pequeñas vesículas que aparecerán básicamente en el infante, en las mejillas y zonas extensoras del cuerpo. FACTORES DESENCADENANTES: 1.- El calor y la humedad será en nuestra área el factor desencadenador más frecuente de exacerbación de la dermatitis atópica. En las áreas afectadas, el sudor quedará atrapado en la piel y producirá aún más comezón local. 2.- El uso de jabones y detergentes fuertes. 3.- Exposición a ácaros del polvo, epitelios de animales, alérgenos ambientales. 4.- Estrés y falta de sueño, más común en los adultos. 5.- Alimentos, especialmente en niños. 6.- Vestimenta inadecuada, ya sea por excesivo roce o por no cubrir las zonas expuestas a brisa o al extremo frío, que produce aún más resequedad. ESTAR ALERTAS “Algo bien importante en la dermatitis atópica está en saber que una vez nosotros recibimos a este bebé con la primera manifestación de eccema en la mejilla, ya debemos conocer que un 30% de los bebés con dermatitis atópica pueden tener alergia alimentaria, sobre todo a la leche, huevo y trigo, que son los principales alimentos alergénicos a esa edad”, explicó la doctora.

Noticias destacadas