República Digital - Indotel Anuncio

11 de mayo del 2021

Política

Análogos bloquean futuro político

Alfredo Freites. Una mirada a las figuras políticas en primera fila muestra un anaquel donde las canas del tiempo no permiten peinados modernos. La tecnología a trompicones se abre puertas mientras que en los partidos fuerzan a brazos partidos por cerrarlas; la lucha entre lo viejo y lo nuevo está en el frízer. El caso […]




Alfredo Freites.

Una mirada a las figuras políticas en primera fila muestra un anaquel donde las canas del tiempo no permiten peinados modernos. La tecnología a trompicones se abre puertas mientras que en los partidos fuerzan a brazos partidos por cerrarlas; la lucha entre lo viejo y lo nuevo está en el frízer.

El caso más elocuente de congelamiento de las fuerzas se vive en el PLD, porque, aunque en todos los partidos los jurásicos gobiernan, el colectivo de gobierno no quiere más adeptos. Es algo curioso. El partido morado se niega a crecer y su dirección quiere asesinar la existencia del partido mismo.

Pero vamos por partes porque es tema repollo. Tiene muchas capas que conducen a lo mismo. Podríamos preguntarnos si aplica la incertidumbre como fórmula política o dejamos de indagar por dónde entra el agua al coco, porque el corazón de la auyama, supuestamente, únicamente lo conoce el cuchillo. Sé que estoy devanando un galimatías. Yo mismo no advierto en qué tramo me salí del entendimiento.

Estoy como un pulpo borracho, con un enredo en mis propios pies. No entiendo el proceder en el PLD. Me digo que los partidos deben buscar adeptos constantemente para enraizarse en el pueblo, pero la dirección morada desde el 2011 cerró el partido con hacha y machete para que los jóvenes no ingresen, y por otro lado, aprueban una ley de partidos que inutiliza las entidades porque los militantes no sirven de nada.

Según la fórmula en ejercicio me digo que así los jurásicos, que para hablar en lenguaje moderno tendría que definirlos como análogos, podrían eternizarse en sus cargos. Si no entra nadie manejan el partido como botín de los que están. El que reparte se queda con la mayor parte.

En mi interior me digo que los jóvenes políticos de los partidos nacionales son culpables de la vigencia de los análogos, y no hago una analogía incomprensible al decir que se quedan como la jagua: ‘Maduran y en la mata se secan’. Los jóvenes prefieren alinearse con un veterano para ascender y permiten el rechazo a la tecnología. Miro hacia el PRM sin computadoras para operar y quiero regalarles ábacos.

Estas y otras reflexiones me asaltan por estar leyendo que la iglesia Católica reclama de oportunidades al relevo político. En el confesionario habrá que deshollinar los oídos de los directivos. Si es que van a misa.

Los análogos tienen el mando.

Noticias destacadas