República Digital - Indotel Anuncio

11 de mayo del 2021

Política

Anecdotario

Por José Báez Guerrero. Balaguer, asilado en la Nunciatura, tras cantarle “muñequito de papel” inquirió sonriente, “Oh, ¿quién te enseñó eso?”. Para bochorno de mis padres respondí, “Mi tío José (Fernández Caminero)”. Bush pidió saludarme durante una cena de Estado en el Alcázar; Antonio Guzmán asombrado reaccionó: “¡Mírenlo! ¡este Báez no es un maicito!”. Cenaba […]




Por José Báez Guerrero.

Balaguer, asilado en la Nunciatura, tras cantarle “muñequito de papel” inquirió sonriente, “Oh, ¿quién te enseñó eso?”. Para bochorno de mis padres respondí, “Mi tío José (Fernández Caminero)”.

Bush pidió saludarme durante una cena de Estado en el Alcázar; Antonio Guzmán asombrado reaccionó: “¡Mírenlo! ¡este Báez no es un maicito!”.

Cenaba con mis suegros en Da Ciro; Jorge Blanco llegó calladito, apretándome un hombro espetó: “Báez Guerrero, ¿usted se junta con mis amigos?”. Moderaba los debates de la Cámara Americana; ante una pregunta incómoda Balaguer tosió y preguntó: “¿Qué es lo que usted me dice? ¿Cómo es la cosa?”.

Majluta, ahí mismo, semanas después me advirtió “no quieras enredarme como a Balaguer…”.

Allí también don Juan, explicando el fracaso de la URSS recordó cuan malos eran unos Lada que compró su PLD; murmulló atortojado, “no prenden, ¿comprende? Prende, ¿no comprende?”.

Días antes de irse, Peña Gómez me invitó a cenar en Cambita; confesó “nunca fui tan malo, pero sí temperamental; tarde me doy cuenta…”. Ojalá escribir algún día mis anécdotas presidenciales.

Noticias destacadas