República Digital - Indotel Anuncio

08 de mayo del 2021

Política

Annalena Baerbock, la pragmática verde que aspira a la Cancillería de Merkel

Proporcionado por Agencia EFE Berlín, 19 abr (EFE).- La líder de los Verdes, Annalena Baerbock, fue designada candidata de su partido para luchar por la Cancillería que dejará vacante Angela Merkel, un hito en una formación nacida como movimiento de protesta y que ocupa la segunda posición en intención de voto tras los conservadores. Por […]




Proporcionado por Agencia EFE

Berlín, 19 abr (EFE).- La líder de los Verdes, Annalena Baerbock, fue designada candidata de su partido para luchar por la Cancillería que dejará vacante Angela Merkel, un hito en una formación nacida como movimiento de protesta y que ocupa la segunda posición en intención de voto tras los conservadores.

Por primera vez, a los Verdes se les reconocen opciones de alcanzar el poder de la primera potencia europea. Y la encargada de intentarlo será una mujer de 40 años, madre de dos niñas, moderada, pragmática y a la vez combativa, pero con un obstáculo aparatoso para el elector alemán: no tiene experiencia de gobierno, ni siquiera a escala regional.

Baerbock era hasta hace poco la "segunda" en la presidencia colegiada de los Verdes, frente a su carismático compañero de fórmula Robert Habeck, entre los políticos mejor valorados del país.

Esta correlación empezó a cambiar a mediados del año pasado, en medio de la pandemia. Baerbock, diputada del Bundestag (Parlamento federal) desde 2013, empezó a despuntar por su oratoria clara y capacidad de dar respuestas rápidas y sólidas a temas complejos -desde sociales a económicos-.

Tanto ella como Habeck aspiraban a liderar al partido en las próximas elecciones nacionales. Su condición de segundos en intención de voto les hizo abandonar las acostumbradas fórmulas colegiadas de los verdes. Esta vez van a por todas, tienen posibilidades teóricas de alcanzar el poder y en la Cancillería solo quedará una vacante -la de Merkel-.

SOCIA O JEFA

Baerbock, nacida en Hannover (capital del "Land" de Baja Sajonia) en diciembre de 1980, tiene muy buenas opciones de hacer historia tras el 26 de septiembre, los primeros comicios nacionales desde 2005 sin Merkel liderando a los conservadores.

Sea porque los verdes se convierten en socios del siguiente canciller conservador -una alianza inédita a escala federal, pero la alianza más plausible según las encuestas actuales-.

O porque da el salto a la Cancillería, probablemente al frente de un tripartito con socialdemócratas -terceros en los sondeos- y liberales, la alternativa que ahora mismo se ve plausible. Los verdes van en ascenso en las encuestas, exactamente lo contrario que los conservadores.

© Proporcionado por Agencia EFE

Sería, en ese caso, la más joven jefa de un Gobierno federal en la historia de Alemania, después de que Merkel accediera al puesto en 2005 con 51 años.

Baerbeck, una líder que destila energía, creció en un hogar de clase media, cuyos padres la llevaban consigo en las marchas del movimiento antinuclear alemán.

DEL TRAMPOLÍN A LA ECONOMÍA

Iba para gimnasta de alto rendimiento, especializada en potro y trampolín, pero se quedó a medio camino. Estudió derecho internacional entre Alemania y Florida (Estados Unidos) y luego completó su formación en la School of Economics de Londres. Eso le da ha dado esa competencia en materia económica que le faltaba a Habeck -escritor, antes que político-.

A los 28 años se convirtió en líder de los Verdes en el "Land" de Brandeburgo, el que rodea a Berlín y su distrito electoral desde entonces. Nueve años después ingresó en el Bundestag, a lo que siguió, en 2018, su elección como copresidenta del partido.

Con Habeck representa la renovación de los Verdes, partido que quedó maltrecho tras dos legislaturas como socio menor del canciller socialdemócrata Gerhard Schröder (1998-2005). Su líder de entonces, Joschka Fischer, rompió moldes como ministro de Asuntos Exteriores. Pero también colocó al ecopacifismo al borde de lo soportable, como segundo de la coalición que aprobó el envío de soldados alemanes a misiones de la OTAN y llevó adelante drásticos recortes sociales.

Con Habeck y Baerbock desaparecieron las habituales trifulcas internas verdes entre fundamentalistas y pragmáticos. Su sello de identidad compartido es la moderación. El tono suave de Habeck contribuyó a hacerles recuperar base electoral. Pero a las bases verdes parece convencerles más la energía de Baerbock: en 2019 fue ratificada copresidenta por un 97 % de los votos, siete más que su colega.

La candidatura de Baerbock no es aún formal, sino que debe ser ratificada por las bases de su partido, en un congreso que se celebrará entre el 12 y el 13 de junio.

Gemma Casadevall

(c) Agencia EFE

Noticias destacadas