República Digital - Indotel Anuncio

18 de mayo del 2021

Opinión

Aprender inglés cambió mi vida

Ellis Pérez. Llegué desde Santiago a la Capital, a los 10 años en el 1946, tendría trece o catorce años, y viviendo en la Benito González esquina Enriquillo cuando hice amistad con Luisito de Peña, hijo de Luis de Peña empresario de toldos y cortinas, que vivía en la Enriquillo a media cuadra de mi […]




Ellis Pérez.

Llegué desde Santiago a la Capital, a los 10 años en el 1946, tendría trece o catorce años, y viviendo en la Benito González esquina Enriquillo cuando hice amistad con Luisito de Peña, hijo de Luis de Peña empresario de toldos y cortinas, que vivía en la Enriquillo a media cuadra de mi casa. Con él jugaba con frecuencia a los hits que era rebotando una pelota contra una pared de cemento que tenía que ser aparada por el otro jugador. En una de esas ocasiones, Luisito me dijo: te recomiendo convertirte en coleccionista de sellos o filatélico, como yo. Los sellos de correo, dijo, te ayudan aprender geografía, hechos históricos y figuras importantes de la historia en sus diversas ramas como: estadistas, literatos, historiadores, médicos, deportistas y otras tantas diversas figuras que se destacan. Le hice caso y me convertí en coleccionista de sellos de correos.

Recuerdo que en una de mis acciones de intercambio con otro coleccionista llegué a la casa de Miguel Victoria situada en Villa Francisca, en la calle Jacinto de la Concha, entre la Caracas y la Barahona. Mientras hablábamos de los sellos llegó a la sala su hermano mayor Chichí, que en ese momento era estudiante de ingeniería, me saludó y comenzó una conversación con Miguel de la cual no pude entender absolutamente nada. Cuando Chichí contiuó hacía el interior de la casa, le pregunté a Miguel, qué hablaban ustedes porque yo no entendí lo que ustedes decían. El me dijo: recuerda que, aunque nuestro padre es dominicano, nuestra madre es puertorriqueña y ella ha insistido que en la casa hablemos inglés para retener ese idioma, ya que en la calle estaremos hablando español.

Que interesante Miguel. Me respondió fíjate, si tu aprendieras inglés, tu y yo pudríamos hablar sobre cualquier cosa y nadie nos entendería, porque aquí casi nadie habla inglés. Eso me hizo contestarle, me voy a poner a aprenderlo enseguida. Ya yo había conocido el método de Alfredo Elías que se utilizaba en el quinto curso para las primeras nociones del idioma. Me sumergí en el proceso de aprendizaje y al año ya lo dominaba lo sufi ciente como para iniciar el programa de música norteamericana “Your Parade”, en inglés, en la HIZ los domingos a la 1:00pm.

El aprendizaje del idioma inglés me ha servido de base y motor del aprovechamiento de todas las pequeñas y variadas oportunidades que se me han presentado en la vida, incluyendo haber sido profesor de inglés en los colegios: Luis Muñoz Rivera y Dominicano Gregg, así como en el Instituto Dominico Americano. Igualmente, para mi carrera como Director de Crucero de la Eastern Steamship Corporation, y mi condición como corresponsal extranjero de la cadena de radio y televisión ABC News. Obviamente que me sirvió de base en mi carrera de diversas posiciones en el sector turístico.

Para mí, aprender inglés fue adquirir una invaluable profesión. Exhorto a los jóvenes dominicanos a involucrarse, ya no solo con el inglés, sino, con otros idiomas que abren nuevas e importantes oportunidades al país y sus ciudadanos.

Noticias destacadas