República Digital - Indotel Anuncio

23 de abril del 2021

Opinión

Aquí no habrá gatos sagrados

Alfredo Freites. Danilo Medina no requirió de un discurso radio televisado para desmentir que sus campañas presidenciales fueran financiadas por la constructora Odebrecht. Las circunstancias se brindaron solas. El presidente Medina premiaba destacadas  mujeres dominicanas. Como parte del festejo hubo la aproximación de las cámaras y micrófonos para que el jefe del Poder Ejecutivo se […]




Alfredo Freites.
Danilo Medina no requirió de un discurso radio televisado para desmentir que sus campañas presidenciales fueran financiadas por la constructora Odebrecht. Las circunstancias se brindaron solas. El presidente Medina premiaba destacadas  mujeres dominicanas. Como parte del festejo hubo la aproximación de las cámaras y micrófonos para que el jefe del Poder Ejecutivo se despachara en tono firme. También desde su celda en Brasil, donde fue condenado a ocho años de prisión, quien fuera asesor de Medina, Joao Santana, negó que fueran ciertas las palabras de Hilberto Silva relativas al financiamiento de las candidaturas presidenciales dominicanas. El mandatario afirmó que él pagó por sus campañas y también por los servicios de asesoría del brasileiro Santana por su trabajo. En esta semana un periódico de Brasil difundió la especie de que Hilberto Silva acusaba a Santana de servir como puente financiero para que Odebrecht pagara campañas electorales en varios países. Silva dijo que Odebrecht destinó unos US$3,390 millones para financiar campañas electorales en cinco países, incluyendo República Dominicana, entre 2006 y 2014. Y que Santana fue de los mayores receptores de dinero para esos fines. Muchos de esos aportes fueron en efectivo. Maletas cargadas de dólares viajaron como equipaje de la corrupción. Esta es la primera vez que el mandatario es vinculado directamente con el tema de Odebrecht. Las sospechas  de soborno han circulado en el entorno político nacional sobre todo de funcionarios gubernamentales de los últimos gobiernos. Hay que recordar que Medina hizo la promesa de que estos negocios con Odebrecht serían aclarados sin importar quienes estén vinculados. Fue una declaración de mucho peso. En en su rendición de cuentas el 27 de Febrero ante la Asamblea Nacional afirmó que en su gobierno no hay vacas sagradas. (Ni tampoco haya gatos sagrados). Lo prometió  en nombre de la Patria, su familia, nuestros próceres y Juan Bosch. Aunque Santana fue asesor de las campañas presidenciales, no era necesario el oro corruptor de Odebrecht para Medina, porque su partido estaba en el poder y cuenta con sobrado apoyo empresarial y amigos acaudalados que desinteresadamente lo respaldan. El dinero que operaba  Santana al parecer era para fines distintos que los recibidos por el empresario dominicano Ángel Rondón, que se destinaban al ablandamiento de conciencias de los que cedieron deslealmente contratos de obras públicas  a Odebrecht. En el camino surgirán los cheques  con que  pagó Danilo  la asesoría de Joao Santana.

Noticias destacadas