República Digital - Indotel Anuncio

18 de abril del 2021

Mundiales

Bangladesh: pese a las críticas, continúa el traslado de los rohingyas a una isla deshabitada

AFP/ Refugiados rohingyas en un barco de la Armada de Bangladesh mientras son trasladados para su reubicación en la isla Bhashan Char, en la Bahía de Bengala, en Chittagong, el 29 de enero de 2021. Con el envío de otros cerca de 1.500 refugiados rohingyas este sábado, Bangladesh ya ha transportado a más de 3.000 personas de […]




AFP/ Refugiados rohingyas en un barco de la Armada de Bangladesh mientras son trasladados para su reubicación en la isla Bhashan Char, en la Bahía de Bengala, en Chittagong, el 29 de enero de 2021. Con el envío de otros cerca de 1.500 refugiados rohingyas este sábado, Bangladesh ya ha transportado a más de 3.000 personas de la minoría musulmana a una isla deshabitada en los dos últimos días. Los traslados continúan pese al rechazo de las organizaciones de derechos humanos, debido a la vulnerabilidad del sitio a tormentas e inundaciones. La ONU y Human Rights Watch también critican la falta de transparencia en el proceso. Los rohingyas, una minoría musulmana que ha sufrido olas de persecución y violencia en su natal Myanmar, país de mayoría budista, siguen sin encontrar un hábitat seguro y permanecen casi a la deriva. El Gobierno de Bangladesh, el país al cual huyó la mayoría de esta etnia y donde han permanecido refugiados en los últimos años, envió este sábado a un cuarto grupo de aproximadamente 1.500 rohingyas a la isla remota de Bhasan Char, en la Bahía de Bengala, tras ignorar los llamados de grupos de derechos humanos para que detuviera la medida. Ya van más de 3.000 personas trasladadas a la isla en los dos últimos días y el número total de refugiados que han sido transportados al lugar desde diciembre cuando comenzó el proceso aumentó a alrededor de 6.700. A las personas reubicadas no se les permite salir de la isla, que está a varias horas de viaje del puerto del sur. ¿Traslado voluntario o coacción? Las autoridades de Bangladesh aseguran que el traslado es voluntario y que se trata de un proceso necesario debido a la saturación en el fronterizo refugio de Cox´s Bazar, el campamento de expatriados más grande del mundo. Daca también afirma que el hacinamiento aumenta la delincuencia, por lo que espera trasladar a unos 100.000 rohingyas, el 10 por ciento del millón que viven allí.
"Esta vez hemos recibido un total de 3.242 rohingyas en dos días. Todos están contentos con los arreglos aquí", dijo este sábado el comodoro de la Armada Abdullah Al Mamun Chowdhury, oficial a cargo de la isla. Sin embargo, grupos de derechos humanos aseguran que los refugiados son obligados a salir del lugar y algunos miembros del primer grupo de reubicados dijeron que fueron coaccionados. No obstante, otros roginhyas entrevistados afirmaron que tomaron la decisión por su propia cuenta. Entre ellos, dos expatriados que se mudaron con sus familias el viernes, quienes dijeron que la violencia frecuente en los campamentos los hizo tomar la decisión. "Hemos vivido con miedo (…) En los últimos tiempos, casi todos los días hay un intercambio de disparos y ataques centrados en el dominio de los grupos armados rohingya", explicó un refugiado de 28 años, que pidió no ser identificado por miedo a represalias. "Los asesinatos, secuestros, violaciones, drogas y otros delitos han aumentado en estos días", agregó otro refugiado de 42 años, que se mudó junto con su esposa y seis hijos. La primera ministra Sheikh Hasina y su Gobierno rechazan las acusaciones de que obligan a los refugiados a moverse de lugar y aseguran que los envíos de más personas a la isla continuarán. La ONU y HRW elevan su preocupación por las condiciones de la isla Bangladesh ha recibido críticas por su renuencia a consultar con la agencia de refugiados de la Organización de Naciones Unidas (ACNUR) y otros organismos de ayuda sobre los traslados de esta población vulnerable. El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados señala que a la agencia no se le ha permitido evaluar la seguridad ni la sostenibilidad de la vida en la isla. Denuncian que se trata de un lugar que no estaba habitado justamente por ser riesgoso por las tormentas y que suele inundarse durante el monzón. Por su parte, Daca desestima las preocupaciones, al citar la construcción de defensas contra inundaciones, así como viviendas para 100.000 personas, hospitales y centros de ciclones. Bangladesh ha dicho que, en última instancia, le corresponde a Myanmar recuperar a los refugiados y ha pedido a la comunidad internacional que presione a ese Gobierno para que garantice su retorno seguro. Pese a haber nacido y crecido en Myanmar, históricamente los rohingyas no han sido considerados sus ciudadanos y hasta 2019 a ninguno de ellos se les concedía un documento de identificación nacional, lo que los ha dejado en una situación de apátridas. Aunque a partir de ese año y ante la presión de la comunidad internacional, inició una campaña de registro con la que algunos rohingyas accedieron a documentos oficiales emitidos en conjunto entre el Gobierno de Bangladesh y ACNUR. Con Reuters y AP

Noticias destacadas