República Digital - Indotel Anuncio

21 de abril del 2021

Política

¿Caerá al PLD la solución Coquito para la izquierda?

Nelson Marte. En alguno de esos momentos en que ya no militaba yo en el PLD, y aún no volvía al PRD, y cuando para mi amigo Miguel Coco, Coquito, los Corecatos y Los Palmeros eran experiencias pasadas, exploré su opinión sobre la posibilidad de organizar una nueva opción política de izquierda. Con la vehemencia, […]




Nelson Marte. En alguno de esos momentos en que ya no militaba yo en el PLD, y aún no volvía al PRD, y cuando para mi amigo Miguel Coco, Coquito, los Corecatos y Los Palmeros eran experiencias pasadas, exploré su opinión sobre la posibilidad de organizar una nueva opción política de izquierda. Con la vehemencia, profundidad de miras y capacidad de persuasión que le fueron características, me razonó: Nelson, las desviaciones y vicios políticos que hemos incubado en la izquierda dominicana han llegado a tal extremo, que a “eso” hay que dejarlo que se extinga, y quizás de sus cenizas emerja algo positivo. Solución que Coquito le veía a la izquierda parece acercarse cada vez más al camino a recorrer por el partido que juró abrirle “un nuevo camino” al pueblo dominicano, y que hoy se encuentra sumido en una grave crisis que denomino de identidad. Crisis que en sus aspectos fundamentales ha llegado a un punto de no retorno, independientemente de que presionado por factores nada relacionados con el interés nacional, el PLD pudiera anunciar lo que Guido Gómez Mazara denomina un Pacto de la Desconfianza. Si bien la situación se resalta mediáticamente sólo como un enfrentamiento personal espoleado por las ambiciones desmedidas del presidente Danilo Medina y el ex presidente Leonel Fernández, la fractura que estremece al partido de gobierno tiene abiertas fisuras más profundas. Se trata de una fractura nunca antes vivida en la historia política del país, de mayores proporciones incluso de la que en el PRD terminó en el alumbramiento del PRM. Como no hay quien pueda advertir mejor que los peledeístas la magnitud de la crisis que viven, pasemos una rápida revista a algunos diagnósticos hechos por sus dirigentes. En 1991, antes de que el partido cumpliera 20 años de existencia, el propio Juan Bosch, su mentor y fundador, renunció públicamente advirtiendo la existencia de una corriente interna que, lejos del espíritu patriótico con que nació, sólo estaba interesada en escalar cargos públicos y ganar dinero. En octubre 2015 y subrayando las desgracias de las contradicciones desatadas en el partido, entre sus grupos de poder, el miembro del Comité Central Daniel Beltré López escribió que “…la organicidad derretida y la proscripción de los principios, nos autoriza a hablar de una suerte de boschismo al revés que procura invertir el orden de las cosas a fuerza de venganza hedónica, gestada por una pequeña burguesía arribista, codiciosa, maledicente, consumidora, cuyos roles históricos han estado siempre comprometidos con las asechanzas que llevaron la ruina a la República”. En estos días, Temístocles Montás, miembro del comité político del partido, y precandidato presidencial, uno de los dirigentes que con mayor realismo ha calificado las carencias y flaquezas de su partido, planteó que el estremecimiento tiene graves implicaciones morales, ideológicas y orgánicas. El comunicador y observador político Pablo McKinney, hace tiempo viene pronosticando la posibilidad de que ese partido “muera de éxito”. Aunque probablemente Pablo atribuye el éxito del PLD a su capacidad de mantenerse en el poder durante 18 años casi ininterrumpidos, tengo otra mirada sobre el tema que expondré en un próximo artículo.

Noticias destacadas