República Digital - Indotel Anuncio

24 de junio del 2021

Política

¡Cambio va!

Las elecciones municipales de febrero y las presidenciales y congresuales de mayo representan el punto de inflexión más importante del siglo 21 en lo que respecta a la República Dominicana. Hacía tiempo que no se vivía un “momentum” tan clave en la vida democrática del país. Guardando las distancias, se respiran los aires que inspiró […]




Las elecciones municipales de febrero y las presidenciales y congresuales de mayo representan el punto de inflexión más importante del siglo 21 en lo que respecta a la República Dominicana. Hacía tiempo que no se vivía un “momentum” tan clave en la vida democrática del país. Guardando las distancias, se respiran los aires que inspiró el cambio político en 1978, que trajo la libertad a un país que estaba sometido a fuertes restricciones de nuestros derechos constitucionales.
Veinte años del PLD en el poder han significado un retroceso democrático, que se revela en el hecho de que no existe la separación de los poderes, una conquista determinante en la década de los ochenta y los noventa. Nos hemos retrotraído a la época de “mi congreso”, que ha significado el incremento del endeudamiento público en niveles nunca vistos en la historia reciente. Inclusive, no hay una sola actuación del Congreso Nacional para exigir rendición de cuentas a los funcionarios públicos.

De igual manera, los gobiernos del PLD nos han sumido en la corrupción y en la impunidad. El más reciente Informe de Transparencia Internacional confirma que República Dominicana es uno de los más corruptos de América Latina y el Caribe. En la encuesta Gallup/Hoy, el 59% de los encuestados sostiene que hay más corrupción.

El panorama es sombrío, y el PLD se ha quemado en la lucha contra la corrupción, así como ha sucedido en las otras áreas prioritarias del gobierno. Urge recuperar la justicia independiente para fortalecer el estado de derecho.

Por esas y otras razones, mayoría de dominicanos ha decidido apoyar el cambio que representa Luis Abinader y el PRM. Este país necesita cambiar de “mi congreso” al “Congreso de todos los dominicanos”. Sin dudas, la democracia se soporta sobre tres pilares: la representación, la deliberación y la legitimidad de sus decisiones. Es hora de que nuestro máximo representante vele por los intereses de sus representados, esto es, el ciudadano. Luis Abinader será magnífico mandatario de todos los dominicanos.

Estamos a la vísperas de un nuevo encantamiento por la democracia, lo cual supone preguntarse por la naturaleza del poder y su distribución, sobre los diseños institucionales adecuados para preservar y mejorar la democracia, las libertades públicas y promover el desarrollo económico, por el tipo de ciudadanía que no solo sea receptor de las decisiones, por la cultura como el ámbito del pluralismo, por toda la nación en su conjunto.

Estamos en el momento clave, a veinte días de las elecciones municipales, cuando se inicia el cambio político que se concretizará en mayo. El triunfo de Luis Abinader será la victoria de la democracia.

Por:

Orlando Jorge Mera.

Noticias destacadas