República Digital - Indotel Anuncio

14 de abril del 2021

Economía

Colas y caos en el primer día del cobro de la gasolina en Venezuela

Ariana Cubillos (AP) Cola para repostar en una gasolinera de Caracas. La sed de gasolina en medio de una gravísima crisis de combustible ha movilizado a los caraqueños a la calle desde la madrugada. Las estaciones de servicio han amanecido con largas colas en el día en que Venezuela vuelve a cobrar la gasolina, que se […]




Ariana Cubillos (AP) Cola para repostar en una gasolinera de Caracas. La sed de gasolina en medio de una gravísima crisis de combustible ha movilizado a los caraqueños a la calle desde la madrugada. Las estaciones de servicio han amanecido con largas colas en el día en que Venezuela vuelve a cobrar la gasolina, que se venderá a un precio subsidiado de un dólar por el depósito de un coche pequeño y otro de mercado 0,5 dólares el litro. Se trata de un viraje histórico en un país que mantuvo los precios del combustible congelados durante 17 años, hizo un pequeño ajuste en 2016 que luego se disolvió con la hiperinflación y la reconversión monetaria. Los venezolanos han tenido que volver a sacar sus billetes de dólares para conseguir combustible. La reapertura de las actividades de las 1.568 gasolineras del país coincide con el plan de desescalada del coronavirus y ha sido lenta, con tropiezos y muchas dudas sobre en qué consiste el programa de normalización de la distribución del combustible, anunciado a toda prisa el fin de semana por el Gobierno de Nicolás Maduro. En las estaciones de servicio, incluso en las llamadas premium, que cobrarán en divisas extranjeras y trabajarán hasta la medianoche, a cargo de empresarios con licencia para importar combustible, no saben cuando volverán a recibir nuevos envíos de carburante. Una gran parte fueron abastecidas con al menos 10.000 litros de combustible, que alcanzan para media jornada. La gasolina subsidiada, que tiene un precio de 5.000 bolívares el litro (0,02 dólares) tiene un tope de 120 litros al mes para vehículos y 60 para motocicletas. Esa cantidad no puede gastarse como se desea. Durante el primer mes los vehículos han sido organizados por el terminal del número de la placa y pueden repostar combustible cada cinco días. Quienes han logrado llenar su depósito este lunes se han encontrado, según sus relatos, con que en las estaciones solo les permiten comprar 20 o como mucho 30 litros, la misma cantidad que se estuvo vendiendo los últimos dos meses a sectores profesionales prioritarios durante la grave escasez y en medio de la pandemia. En gran parte de las gasolineras no hay todavía terminales de pago electrónico para poder pagar el combustible con tarjeta. Con el incremento del precio un vehículo que necesite 40 litros deberá pagar 200.000 bolívares si se acoge al sistema subsidiado o casi cuatro millones de bolívares (20 dólares) si no lo hace, cinco salarios mínimos mensuales. Llenar el depósito de una camioneta puede costar el doble. El billete de mayor denominación en Venezuela es el de 50.000 bolívares, totalmente desfasado por la hiperinflación, y las piezas de efectivo siguen siendo escasas en el país. A la par del comienzo del cobro de la gasolina, este lunes comienza la flexibilización de la cuarentena en la que nueve sectores comerciales trabajarán por cinco días, en franjas horarias distintas, y se quedarán en casa los 10 días siguientes. Los bancos tienen días específicos de atención y también se han organizado por el terminal del número de placa. La vuelta a la normalidad para los venezolanos se ha vuelto una maraña de horarios y modalidades de atención para poder realizar las actividades cotidianas.

Noticias destacadas