República Digital - Indotel Anuncio

21 de abril del 2021

Opinión

Collado, la ciudad

César Medina. En su primer año como alcalde, David Collado ha hecho un gran trabajo con poquísimos recursos y sin la ayuda de su partido, el Revolucionario Moderno, que le sigue poniendo presión para que coloque en la nómina del cabildo a todos los miembros de esa organización. David le ha pedido a la dirigencia […]




César Medina.
En su primer año como alcalde, David Collado ha hecho un gran trabajo con poquísimos recursos y sin la ayuda de su partido, el Revolucionario Moderno, que le sigue poniendo presión para que coloque en la nómina del cabildo a todos los miembros de esa organización. David le ha pedido a la dirigencia del PRM que lo deje gobernar la alcaldía, bajo el predicamento de que su administración no tiene colores partidarios y que la mejor proyección política la aporta el trabajo a favor de la ciudad, sin dejar de reconocer que los perremeistas de la capital merecen trabajar. “Nosotros estamos obligados a no fallarle a esta ciudad, que está esperando un cambio”, dijo el alcalde Collado cuando los periodistas lo cuestionaron sobre el malestar que se ha dicho se percibe en el PRM porque todos los dirigentes no han podido ser acogidos en sus nóminas. Las últimas mediciones de aceptación popular en la zona capitaleña, sitúan a Collado como el político mejor valorado en la zona metropolitana, cuando apenas anteayer cumplió su primer año como alcalde de Santo Domingo y a pesar de haber sustituido a un alcalde longevo y con mucha popularidad. Aunque su triunfo sorprendió a todo el mundo el 15 de mayo del año pasado, Collado tuvo siempre buena proyección en amplias franjas de las clases media y alta de la capital, además de que desarrolló una campaña limpia de críticas y centrada en la rehabilitación de los espacios públicos. Es prematuro hacer valoraciones sobre su trabajo, pero la gente común de la ciudad habla bien de él y lo tipifica como un político de mucho futuro. ... Rescate del malecón El malecón de la capital exige más que lo que está haciendo actualmente el cabildo, pero nadie puede negar que en la parte urbanística ese espacio público ha recobrado su belleza natural, se ve organizado y limpio, y la gente afluye a él como en su mejor época. Quienes frecuentábamos el malecón en los años de adolescencia y juventud y más tarde lo vimos degradarse, sabemos bien que David lo ha rescatado. Los que saben de urbanismo, sin embargo, sostienen que el malecón capitaleño “más que darle un paño con pasta, hay que intervenirlo, ampliarlo, desarrabalizarlo y dotarlo de la infraestructura adecuada”. Existen planes de mucho mayor calado que implicarían la ampliación de la avenida en ambos extremos de forma indistinta para salvar los edificios protegidos por Patrimonio Cultural y las torres de reciente construcción, pero declarando de utilidad pública muchas edificaciones y caserones que deben ser demolidos. A lo largo de la avenida se construirían hoteles de lujo como en las principales ciudades del mundo que tienen el privilegio de bordear la costa marina. Paralelamente se rescatarían las playas del malecón construyendo rompeolas en la media mar y conduciendo a alta mar los desechos cloacales que descargan actualmente en la costa produciendo una elevadísima contaminación. ... Eso cuesta un platal Es cierto, se trata de una obra mayor que demandaría una inversión de cinco a diez mil millones de dólares. Pero existe dinero de sobra para un tipo de inversión de esa naturaleza que puede lograrse a través de una alianza tripartita gobierno-alcaldía-sector privado. La implicación que tendría para la capital dominicana sería su transformación inmediata porque una obra de esa magnitud comprometería también ambas márgenes del río Ozama, con un desarrollo inmediato de las áreas de Sans Souci y acabaría con la marginalidad debajo de los puentes y en los barrios La Ciénaga, La Barquita, El Dique, Simón Bolívar, Gualey y Los Guandules. El desarrollo en bienes raíces sería brutal... ¡Y es posible!.

Noticias destacadas