República Digital - Indotel Anuncio

10 de abril del 2021

Salud

¿Cómo cuidar su cuerpo y su alma en Semana santa?

Estas son unas fechas muy especiales en las que cada año debemos centrarnos no solamente en los cuidados de nuestro cuerpo en días que desconectamos de nuestra rutina y tendemos a los excesos, sino también, sobre todo los creyentes, en no dejar de lado nuestra salud espiritual en unos días en los que conmemoramos la […]




Estas son unas fechas muy especiales en las que cada año debemos centrarnos no solamente en los cuidados de nuestro cuerpo en días que desconectamos de nuestra rutina y tendemos a los excesos, sino también, sobre todo los creyentes, en no dejar de lado nuestra salud espiritual en unos días en los que conmemoramos la Pasión de Cristo, el momento sublime en el que nuestro redentor murió en la cruz para expiar los pecados de la humanidad. Atención al consumo de pescado y marisco Más de un disgusto se ha dado por el consumo de un pescado o un marisco en mal estado. Hay que ser muy cuidadoso porque puede incluso llegar a ser muy peligroso. En la Semana Santa el consumo de pescados y mariscos se dispara, por lo que el Ministerio de Salud recomienda adquirirlos en lugares reconocidos como primera medida para evitar problemas de salud. Estos productos hay que mantenerlos siempre a temperaturas de refrigeración o congelación. Lo mejor es que se adquieran lo más frescos posibles y que se consuman en el menor tiempo posible después de su adquisición. Evite descongelarlos y congelarlos nuevamente. Los camarones y langostinos no deben presentar manchas negras, olor desagradable o desprendimiento de la cabeza o tronco. Los calamares deben tener la piel lisa, suave y húmeda, sin manchas sanguinolentas o extrañas. En caso de que adquirir latas, revise que no estén abombadas, rotas u oxidadas. Rechace los productos con fecha de vencimiento caducado. Los síntomas que su cuerpo mostrará en caso de consumir este tipo de alimentos en mal estado serán la alarma de fiebre elevada con una temperatura de más de 37.5 °C, o signos de intoxicación como la diarrea, malestar general y vómito. Acuda inmediatamente a un centro sanitario. El consumo de licor
Otro de los productos a los que solemos dar rienda suelta en estas fechas vacacionales es el alcohol. Primero que nada debe desconfiar si le ofrecen licores a precios muy bajos. Debemos cerciorarnos que el producto cuenta con las consiguientes características e información en su envase, revisar la integridad de las etiquetas y los sellos, los cuales no deben presentar daños. Las bandas de seguridad deben presentar características de no haber sido manipuladas. Preste atención a la tapa del envase. Las leyendas sanitarias obligatorias como “el exceso de alcohol es perjudicial para la salud” y “prohíbase el expendio de bebidas embriagantes a menores de edad” deben ser claramente visibles. Verifique que el contenido de la botella no presenta sedimentos, partículas en suspensión o cuerpos extraños. Hay algunos síntomas que deben ponerlo en alarma si tras ingerir alguna bebida presenta signos de alerta como visión borrosa, intolerancia a la luz, visión de manchas luminosas o colores alrededor de los objetos, aumento de la frecuencia respiratoria, disminución de la presión arterial, adormecimiento o debilidad muscular. En cualquiera de estos casos debe dirigirse a un centro de salud inmediatamente. El cuidado de la piel Los consejos por el sol nunca serán lo debidamente repetidos para hacerle saber que el sol puede ser su mejor amigo o su peor enemigo. La exposición al sol hay que moderarla, evitar exponerse por periodos prolongados a la luz solar directa, en especial entre las 9:00 am y las 4:00 pm, particularmente si viaja a zonas de alta montaña. Permanecer en la sombra tanto como les sea posible. Usar ropa que cubra la mayor cantidad de piel. Usar accesorios como sombreros de ala ancha y gafas. Aplicarse, antes de salir al sol, una crema con un factor de protección solar lo más alto posible, de factor 30 en adelante, y realizar nuevas aplicaciones frecuentes o según sea necesario. Use ropa que cubra la máxima superficie posible de piel. Aplique repelentes de mosquitos en la piel expuesta y en la ropa, siguiendo sus instrucciones de uso. Utilice mosquiteros o toldillos para proteger a los niños, ancianos y enfermos, o cualquier otra persona que repose durante el día. Los cuidados generales A pesar de estar en vacaciones, debemos procurar alimentarnos saludablemente, no dejar de incluir en nuestra dieta unas adecuadas dosis de frutas y verduras, procurar que sus celebraciones en familia incluyan más proteína y menos azúcar, y no dejar de consumir mucha agua. Cuando se entre en la playa, fijarse en donde están ubicados los puestos de socorro o salvamento. No nade en zonas donde se practican deportes náuticos. Extremar todas las precauciones con los niños. Utilizar calzado adecuado, si se anda sobre las rocas o acantilados, y no lanzarse al agua desde los mismos. Los niños siempre deben estar bajo la supervisión de un adulto. En cualquier caso, si después de su viaje presenta fiebre o cualquier anomalía en su organismo, debe acudir al médico. Descanso y oración Descansemos, es el momento justo para descansar todo lo que en época de trabajo o estudio no se puede, y añadamos al descanso un plan de visitar lugares sagrados, pues es justamente la esencia de la celebración de esta semana. Desde el punto de vista del significado cristiano, es el tiempo más importante dedicado a la reflexión, y bien podía ser aprovechado para realizar cambios positivos en nuestras vidas, es un periodo de tener un encuentro con Dios, porque, ¿qué celebramos? Muy sencillo. El término Pascua proviene del latín “pascae”, que a su vez proviene del griego “pasjua”, una adaptación del hebreo que significaba “paso”, conmemorando la salida de Egipto y el “paso” del Mar Rojo del pueblo de Dios en el éxodo. Los primeros cristianos, que eran judíos, celebraban la Pascua de Resurrección de Jesús, a la par cronológica de la judía, pero en el concilio de Nicea del año 325 D.C se separaron las fechas. El pueblo antiguo judío sacrificaba un cordero ese día, y en la actualidad los cristianos celebran el sacrificio del Cordero de Dios, lo cual es una dedicación a los misterios de la Pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, el Mesías, el Hijo de Dios. Dedique por tanto tiempo en estos días a cuidar también su alma, es la que permanecerá eterna el día que su cuerpo le falte.

Noticias destacadas