República Digital - Indotel Anuncio

20 de abril del 2021

Política

¿Cómo Iniciar el 2021?

El inicio de un nuevo año no es solo un avance en el calendario ni el anuncio de que nos estamos poniendo viejos, es también el momento propicio para reprogramar nuestros proyectos futuros y pasar balance a los logros alcanzados. Por eso, en cada año nuevo hay que renovar las esperanzas, los sueños y las […]




El inicio de un nuevo año no es solo un avance en el calendario ni el anuncio de que nos estamos poniendo viejos, es también el momento propicio para reprogramar nuestros proyectos futuros y pasar balance a los logros alcanzados. Por eso, en cada año nuevo hay que renovar las esperanzas, los sueños y las ganas de vivir. En virtud de ello, hay que iniciar escribiendo una lista de planes y calendarizando sus ejecuciones. No olviden que acabamos de salir del año más difícil que hemos visto y que algunos no han tenido la dicha de estar vivos para verlo; sonríe y dale gracias a Dios por estar aquí y hazte pipí arriba de las adversidades.                                  Las Dificultades Los dominicanos tenemos unas características muy singulares y, dentro de ellas está la profusa proclividad a ver el vaso de agua medio vacío y nunca con agua. En efecto, somos dados a observar y anteponer las adversidades por encima de nuestros sueños. Por ello, casi siempre el dominicano es el propio detractor y enemigo de sus capacidades. Asimismo, perdemos el tiempo dándole importancia y valor a los francotiradores de la envidia y a la gente que tiene el síndrome de Procusto como si ellos fueran los encargados de certificar el éxito. No olviden que el legendario José Ingenieros sentenció, “que la envidia es un culto aberrante a la superioridad”. En ese sentido, no inviertan el tiempo que necesitan para triunfar en este 2021 dispensándole importancia y valoración a individuos fútiles que caen derrotados por el triunfo ajeno, ni a esos que han convertido el negativismo en su carta de presentación. Tú mismo eres el arquitecto, el ingeniero y el obrero de tus glorias. Además, las adversidades también pueden ser una fuente de inspiración y motivación permanente para saber que aún nos falta camino por recorrer. Sueña y no pares de planificar, manda al diablo a los incrédulos y convierte la fe en tu respiración. Proyéctate en el tiempo, olfatea y saborea el olor a victoria y deja volar tu imaginación. Olvídate del Mundo.      La irrupción de este mundo líquido y banal al que estamos asistiendo ha traído consigo nuevos deseos, nuevas creencias de felicidad, modernos detractores y millones de personas con baja autoestima. Hoy es más fácil preocuparse por lo que piensan los demás que por lo que tú mismo opinas y valoras sobre ti. Desde esa perspectiva, hoy la gente se obnubila detrás de un like, un comentario en las redes y la certificación de los demás para sentirse exitosos. Por ello, quiero invitarles a tirar todo eso a la basura o utilizarlo como papel de baño. Despiértate por las mañanas y párate en el espejo y tú mismo date un like, bríndate confianza y felicítate por las cosas que has alcanzado. De igual forma, nunca olvides que las demás personas solo pueden ponerle precio a tu vida y que el valor real lo pones tú. Conviértete en tu primer fan, y así como lloras en tus caídas también bríndate un aplauso por cada logro. Ten presente que hay personas que solo son felices si a ti el pájaro malo te lleva, pues desgraciadamente la envidia, la vagancia y la mediocridad son vecinos de un mismo edificio. En conclusión, recuerda que nunca podrás complacer a todo el mundo ni llenar todas sus expectativas, cada ser humano nace con un lápiz en las manos y depende solo de nosotros mismos la historia que queremos escribir como legado de nuestras vidas. Pero, nunca olvides que todo eso conlleva, esfuerzo, perseverancia, determinación y un irrenunciable, indisoluble y perpetuo agradecimiento a Dios.
Autor: Lic. Manuel Cruz (M.Sc.) Geopolitólogo, Abogado Catedrático & Comunicador

Noticias destacadas