República Digital - Indotel Anuncio

17 de abril del 2021

Economía

¿Congelar fondos de PDVSA?

El gobierno de Trump congeló fondos de PDVSA por 7,000 millones de dólares, con pérdidas de exportaciones por 11,000 millones. Pidió a los países aliados de América Latina y el Caribe hacer lo mismo. ¿Qué hacer con los activos de PDVSA en Refidomsa? Una respuesta corta: Nada. Lo de Venezuela es un clásico tema de […]




El gobierno de Trump congeló fondos de PDVSA por 7,000 millones de dólares, con pérdidas de exportaciones por 11,000 millones. Pidió a los países aliados de América Latina y el Caribe hacer lo mismo. ¿Qué hacer con los activos de PDVSA en Refidomsa? Una respuesta corta: Nada. Lo de Venezuela es un clásico tema de intereses geopolítico coyuntural de las potencias, la solución no llegará con sanciones económicas-financieras, abundan los ejemplos históricos. Se resuelve cuando se pongan de acuerdo los Estados Unidos, China y Rusia, a las últimas dos Venezuela les debe 31 mil millones de dólares. Lo demás es bulla. Aprendimos en los barrios que cuando el pleito es entre grandes, los chiquitos se trancan, no se meten, salen golpeados. Debemos aplicarlo, si no hacemos nada cuidamos la credibilidad ganada para atraer inversiones, ser respetuosos de factores que han posibilitado la entrada de la inversión extranjera directa en nuestro país. Me refiero a seguridad jurídica y garantías a la libre transferencia de beneficios y capital, es decir, respetar las reglas del juego de las inversiones extranjeras como lo recomienda la CEPAL. Es lo que hemos hecho, explica porque el país se ha ganado el privilegio de estar entre los principales receptores de capitales extranjeros en el Caribe, hasta convertirse en palanca del crecimiento de la economía, el empleo y la prima de riesgo. Lo certifican estadísticas del FMI y de la balanza de pagos del Banco Central, reportan que acumulado los flujos marcaron una tendencia al alza, crecieron a un ritmo cercano al 8% anual, sumaron 22,324 millones de dólares de 2010 a 2018, un promedio anual de 2,480 millones. Círculo virtuoso que ponemos en riesgo si nos equivocamos y participamos en pleito entre grandes, además de que informes de organismos internacionales recomiendan movernos hacia telecomunicaciones y tecnología digital que demandan inversiones extranjeras directas. Cuando el gobierno compró a Shell el 49% de las acciones en Refidomsa, desde esta columna recomendé no venderlas a mayoristas de combustibles para no darles ventajas, y mucho menos a PDVSA. El gobierno de Leonel Fernández no me hizo caso, tomó la peor decisión cuando el Ministro de Hacienda y el Presidente de PDVSA firmaron el acuerdo de venta por US$133, 434,532. PDVSA buscaba dos cosas. Asegurar nuestro mercado, somos el mayor importador-consumidor de combustibles en el Caribe. Y tener control sobre la política petrolera, no podíamos comprar a otros suplidores. Siempre pagamos el precio internacional, la ventaja era el financiamiento de gobierno a gobierno cuando el precio se cotizaba muy alto. Durante algunos años logró los objetivos desde la gerencia de nuestra pequeña refinería, con capacidad máxima de 34,500 barriles por día, que prometieron llevar a 100 mil barriles, lo que ni siquiera se intentó. Desde el control de la terminal de importación de productos terminados y tanques de almacenamientos, con capacidad máxima de 2,166,500 barriles, equivalentes a 16 días de consumo del país, que se debía ampliar a 30 días, otro compromiso incumplido. Y controlando el despacho de GLP desde la Operadora Puerto Viejo, S. A. (OPUVISA), Azua. Reitero, congelar fondos a PDVSA es meternos en pleito entre grandes, caer en limbo jurídico y político, meternos en camisa de fuerza, no defender la credibilidad ganada con los inversionistas. Por: Arturo Martínez Moya.

Noticias destacadas