República Digital - Indotel Anuncio

07 de mayo del 2021

Opinión

Constitución es problema de Danilo

Alfredo Freites. Danilo Medina en su afán continuista vive haciendo maromas con la ley. Las quiere diseñar a su antojo. Un día de una forma y luego cambia. Modifi có l Constitución para poder reelegirse y ahora requiere de otro cambio para seguir en el poder. Estos mismos congresistas, danilistas, pusieron en la Constitución un […]




Alfredo Freites.
Danilo Medina en su afán continuista vive haciendo maromas con la ley. Las quiere diseñar a su antojo. Un día de una forma y luego cambia. Modifi có l Constitución para poder reelegirse y ahora requiere de otro cambio para seguir en el poder. Estos mismos congresistas, danilistas, pusieron en la Constitución un artículo transitorio, pero ya quieren eludirlo. Ese hijo ilegítimo debe ser nuevamente rechazado. Reinaldo Pared Pérez, quien motivó ese engendro legal tiene que tragarse la hiel. Es la Constitución que impide la reelección. El danilismo vive de una ilegalidad en otra. Sabía que las primarias impuestas a los partidos son ilegales, pero usó el poder de persuasión presidencial para sacar adelante un adefesio que esperan mantener a la fuerza. Para llevar adelante ese debate sobre la Ley de Partidos los ocupantes del Palacio fabricaron disposiciones que esperan decisiones del Tribunal Constitucional. Está comprobado que estas autoridades no creen en las leyes y por eso es indudable que desean saltar otras barreras legales: cambian el Tribunal Constitucional y lo adaptan a su antojo rellenándolo de jueces proclives a sus intereses. Ese estilo de vivir haciendo maromas con la ley corre actualmente al ámbito del propio PLD. En la reciente pasada reunión del consejo de administración del partido, los danilistas impusieron los nombres de quienes iban a presidir las cámaras legislativas violando los acuerdos internos. Para benefi cio de la reelección pasaron por encima de sus propias normas. Ya en el PLD el gobierno controla todas las acciones del partido. Lo que había sido una práctica que normaba el quehacer y fomentaba la curiosa armonía que asombraba a todos, fue lanzada al cubo de la basura y debido a esto se ha encrespado la lucha interna. La próxima maroma del danilismo sigue ese curso. Se orientan a dinamitar las bases del PLD. Danilo impuso una Ley de Partidos que deja en poder de los altos organismos de los colectivos la toma de decisiones para escoger los candidatos a cargos electivos pretendiendo que sea el Comité Central del PLD que tuviera a su cargo ese ejercicio, pasando por encima de las normas estatutarias vigentes que establece el congreso de miembros como su más alto organismo. Como Danilo ha destruido la esencia de los partidos se enfoca a castrar el PLD.

Noticias destacadas