República Digital - Indotel Anuncio

21 de abril del 2021

Política

Continuismo deriva en dictadura

Alfredo Freites. Venezuela es un espejo para los reeleccionistas. El continuismo tiene efectos catastróficos porque viola el democrático fluir de las ideas, vulnera la constitucionalidad y hunde a los pueblos en confrontaciones fatales que deteriora su cuerpo social.  Ahora las estrellas políticas se alinean contra el continuismo venezolano. La democracia y la constitucionalidad redoblan como […]




Alfredo Freites.
Venezuela es un espejo para los reeleccionistas. El continuismo tiene efectos catastróficos porque viola el democrático fluir de las ideas, vulnera la constitucionalidad y hunde a los pueblos en confrontaciones fatales que deteriora su cuerpo social.  Ahora las estrellas políticas se alinean contra el continuismo venezolano. La democracia y la constitucionalidad redoblan como campanas de advertencia porque la situación de Maduro y su grupo es de acorralamiento; el tiempo que les resta en el poder podrá ser mucho o poco, pero goteará, más ahora que soplan fuertes vientos del norte. El empecinamiento del residuo chavista halló soporte en una oposición dividida que sume a Venezuela en un país sin muchas opciones legítimas y con apoyo popular dividido. Pese al crecimiento de la marea en contra Maduro no estoy convencido de que el porvenir inmediato sea de soluciones mágicas. El deterioro institucional es mucho y las confrontaciones podrían derivar en un baño de sangre con amenazas de intervención extranjera. El gobierno de Maduro cuenta con las Fuerzas Armadas y sectores populares, para removerlo del poder no basta presión externa. Además, contra su gente hay acusaciones severas y no abandonarán el poder por las buenas. Las fuerzas políticas internas deben prepararse para lo peor. La situación de Venezuela es consecuencia del deterioro gradual de un gobierno por el empecinamiento de retener el poder contra viento y marea. El continuismo, la falta de cumplimiento de las reglas de juego, el querer aplastar a los disidentes, el trancarles el paso a las opciones refrescantes se manifestaron en Venezuela como un muro de soberbia cuyos resultados se arriman. Lo peor no ha pasado. Los herederos de Hugo Chávez están ciegos de poder y no lo soltarán por las buenas. Estamos viviendo un proceso político que nos puede servir de ejemplo. La administración de Nicolás Maduro se torció y ahora es una dictadura pestilente que ha destruido la economía de ese país. En nuestro país se pretende mantener el continuismo danilista burlando la ley. Danilo Medina elude admitir que la Constitución le impide buscar la repostulacion y un grupo de sus funcionarios creen que el poder es un botín que se reparten con los sobornados. El continuismo deriva siempre en dictadura. Trujillo se coló en el poder y fue aniquilando las voces en contra mediante la represión feroz y soborno. El danilismo está a tiempo de recapacitar y respetar la Constitución.

Noticias destacadas