República Digital - Indotel Anuncio

20 de abril del 2021

Economía

Costo de la canasta familiar

Por FELIX SANTANA GARCIA.    Mientras transcurre velozmente el tiempo y se suceden unas que otras informaciones o acontecimientos en el diario vivir de los dominicanos, tal el caso del tema del momento o ley de partidos, de si las primarias de las agrupaciones políticas deben ser abiertas o cerradas, los economistas y financistas sostienen que los […]




Mientras transcurre velozmente el tiempo y se suceden unas que otras informaciones o acontecimientos en el diario vivir de los dominicanos, tal el caso del tema del momento o ley de partidos, de si las primarias de las agrupaciones políticas deben ser abiertas o cerradas, los economistas y financistas sostienen que los dos grandes problemas del sistema económico son el empleo y los precios.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) comunica que la pobreza no experimentará mejoría significativa hasta tanto no se creen puestos de trabajo de calidad con mejores ingresos y mientras no haya equilibrio en los precios como continuamente luchan las autoridades monetarias y financieras del país para que haya estabilidad en la macroeconomía no se podrá alcanzar victoria en el quehacer cotidiano de la producción, empleo y precios.

Después de la Segunda Guerra Mundial que costó al mundo más de 30 millones de muertos y casi seis de enfrentamiento fue en buena medida el resultado de la combinación de inflación y desempleo.

A partir de la esta conflagración mundial se crearon instituciones internacionales con el objetivo de impedir que nuevamente ocurrieran al mismo tiempo, inflación como las de la década de 1920 y el desempleos como los de la década de 1930. Esas instituciones se conocen como de Bretton Woods, por la ciudad norteamericana en que fueron fundadas.

La institución dedicada a impedir la inflación se llama Fondo Monetario Internacional (FMI) mientras el Banco Mundial se creó para para reducir el riesgo de desempleo. Su forma de operar es impulsar proyectos de desarrollo social que generen empleos, evitando con esto descontento propio de quienes no tienen ingresos.

Como se sabe la inflación es el aumento generalizado de los precios pero a diferentes velocidades. Aumentan los precios de los bienes y los salarios, pero estos menos que aquellos. Es entonces cuando los agentes económicos perciben la inflación y sus costos de redistribuir la riqueza y distorsión  de los precios relativos, haciendo más ricos a los ricos y más pobres a los pobres.

En la República Dominicana el costo de la canasta subió 4.3% en un año. Conforme estudios realizados por el Observatorio Nacional para la Protección del Consumidor (Onpeco) la subida de precios afectó con mayor fuerza a la población más excluida. El peso de los alimentos, que subieron 5.3% en un año fue determinante.

Esta institución consideró que esta situación de aumento de los precios está afectando no solo a los hogares de menos ingresos, sino también a los de clase media.

El presidente de la Asociación de Vendedores del Mercado Nuevo afirmo que, a pesar de la importancia de ese mercado que vende los productos básicos hasta con un 300% menos, sus ventas han disminuido en cerca de un 40%.

De acuerdo con datos del Banco Central de la República Dominicana, los alimentos y las bebidas no alcohólicas fueron los que más incidencias tuvieron en la inflación de 37% registrado en marzo de 2018.

La institución emisora (BCRD) explicó que los aumentos verificados en los precios de bienes agropecuarios, como pollo fresco (4.69%), yuca (14.43%), aguates (22.87%), limones agrios (32.35%), naranjas (4.14%), arroz (0.40%), frutas estacionales (10.80%), huevos (1.46%), ajíes (5.54%) y carne corriente de res (1.48%) tuvieron la mayor incidencia en el aumento de 0.67% que registró el grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas.

Mientras personas de las calles consultadas al respecto manifiestan que han sentido incremento en los alimentos superiores a los que registra la entidad oficial. También se registró aumento en productos como el ajo, la cebolla y el plátano. El pollo se vende hasta  a RD$70.00.

En los últimos doce meses la cesta básica de las familias que sufren mayor exclusión social fue de 4.3% más cara que hace un año, al pasar de RD$13,220.72 en marzo de 2017 hasta RD$13,783.77 al cierre del mes pasado.

Los grupos de productos y servicios que más incrementos han registrado, además de los alimentos, han sido las bebidas alcohólicas que han subido 6.2% en un año, seguidas del transporte 4.5% y la vivienda con  un ascenso anualizado de precios de 4.2%.

La canasta familiar promedio nacional costaba RD$30,149.07 al terminar el mes de marzo pasado, de acuerdo con lo indicado en el último reporte del Banco Central de la República Dominicana.

Mientras más alto es el estrato social se gasta un mayor monto en productos y servicios. El quintil que más ingresos percibe, registró una canasta de RD$61,586.58 en marzo lo que supuso un alza de 3.8% en un año.

La canasta del quintil 4 se ubicó en RD$31,461.53 el mes pasado, la del quintil 3 RD$24,119.01 en ese mes, mientras la canasta del quintil 2 representó un monto de RD$19,661.61.

En ese sentido y siendo cónsono con lo expresado por el PNUD para que los dominicanos de menos ingresos puedan hacer frente al problema que les genera su limitado poder de compra se plantea que las personas puedan accesar a mejores puestos de trabajo con mayores ingresos ya que el país cuenta con una economía con precios muy altos y poca competitividad.

Asimismo, deben controlarse los costos de transporte, combustibles energía, mejorar el cobro de los aranceles a las demás materias primas y bajar los impuestos, pues mientras los costos indirectos de fabricación, tercer elemento del costo de producción, aumentan así se dispararán los precios, disminuirá el consumo y por ende disminuirán las fuentes de trabajo.

No solo desde el punto de vista monetario se deben controlar los precios si sino también disminuyendo los déficits fiscales, fuentes de incremento de la deuda pública y por ende aumento de los impuestos o el cobro de más impuestos que hace más onerosa la vida del dominicano.

Sin lugar a dudas el costo de vida de los dominicanos es muy alto en comparación con el costo que se registra en otras naciones de la región. La población dominicana hace un llamado desesperado para que las autoridades de turno presten la mayor atención posible a la alimentación del pueblo más vulnerable que hoy clama por mejor suerte.

Se sabe que una nación, una empresa o un hogar se debe administrar haciendo frente a diversos problemas, retos, desafíos a la vez, pero si las actuales autoridades se concentraran en los problemas que más acuciantes que afectan a los dominicanos y dejaran de  pensar tanto en reelegirse el ciudadano de a pie tendría una mejor calidad de vida y por ende una mejor opinión de su gestión.

felix.felixsantana.santanagarc@gmail.com

Noticias destacadas