República Digital - Indotel Anuncio

09 de mayo del 2021

Deportes

Cristiano, roto con el adiós de Zidane

Cristiano Ronaldo apuraba su semana de vacaciones antes de incorporarse a la concentración de Portugal para disputar el Mundial de Rusia. Se encuentra en Marbella junto a su más reducido grupo de colaboradores. Allí se enteró de la noticia de la marcha de Zinedine Zidane, el entrenador que con el que ha ganado las tres últimas Copas de […]




Cristiano Ronaldo apuraba su semana de vacaciones antes de incorporarse a la concentración de Portugal para disputar el Mundial de Rusia. Se encuentra en Marbella junto a su más reducido grupo de colaboradores. Allí se enteró de la noticia de la marcha de Zinedine Zidane, el entrenador que con el que ha ganado las tres últimas Copas de Europa, su gran, y casi único, vínculo con el Madrid. Su sorpresa fue extraordinaria, su disgusto terrible. ¿Cómo afectará a su futuro después de lo que comentó en el césped de Kiev en torno a una posible marcha? Cristiano tenía previsto celebrar con su gente más cercana, cuatro o cinco personas entre los que estaba su agente, Jorge Mendes, el buen final de temporada, coronado con el triunfo en la Champions, competición de la que ha sido otra vez el máximo goleador. La idea era repasar los últimos acontecimientos, especialmente los pasos a seguir después de sus manifestaciones de Kiev, y planificar el verano al margen de la disputa del Mundial con Portugal. El objetivo era recomponerse porque en el 'Cristiano's Team' se asume como muy inoportuno lo que dijo el astro portugués. Entienden, y lo saben mejor que nadie, sus razones, pero no el momento de la queja. Ahora, todo esto ha pasado a un segundo plano después del anuncio de Zidane. Cristiano admiraba la figura del entrenador francés, al que ya mitificaba como jugador. Era su gran nexo de unión con el Madrid porque se había ido quedando progresivamente sin compañía en el vestuario tras la marcha de Pepe, Coentrao y James Rodríguez. Más allá de lo afectivo, en lo laboral Cristiano siempre veneró el trabajo de Zizou con esta plantilla, su conexión a la hora de diseñar la temporada (descansos y rotaciones), su ascendencia en el vestuario y, por supuesto, sus éxitos: nueve títulos en dos años y medio con él como estandarte. Ahora Cristiano, hundido por la noticia, debe asimilar que su futuro en el Madrid no será con Zidane. De una manera más retorcida, y lamentando mucho su marcha, el adiós de Zizou podría beneficiarle a la hora de que el club le valore más. El Madrid no podría permitirse dejar marchar a Zidane y Cristiano, sus dos iconos, al mismo tiempo.

Noticias destacadas