República Digital - Indotel Anuncio

21 de abril del 2021

Economía

¿Cuál sería el destino del TLCAN?

Juan Guiliani Cury. No queremos creer que sea una “la crónica de una muerte anunciada”, el destino del más importante tratado comercial del planeta en vigencia desde el 1 de enero de 1994, el mismo día que se levantó en armas el llamado Ejército Zapatista de Liberación Nacional, cuya rostro encubierto lo encabezaba el enigmático […]




Juan Guiliani Cury.
No queremos creer que sea una “la crónica de una muerte anunciada”, el destino del más importante tratado comercial del planeta en vigencia desde el 1 de enero de 1994, el mismo día que se levantó en armas el llamado Ejército Zapatista de Liberación Nacional, cuya rostro encubierto lo encabezaba el enigmático líder indigenista del sureño estado mexicano de Chiapas, Subcomandante Marcos. La sexta ronda de negociaciones celebrada en Montreal, Canadá,  terminó este lunes pasado sin penas ni glorias. Aunque en este sexto round entre México, Canadá y los Estados Unidos,  se cerró un capítulo sobre el tema de las medidas anticorrupción, pero el asunto más importante y crucial aún no está cerca de resolverse que es la fórmula de como Estados Unidos disminuye su déficit de 71,000 millones de dólares que acarrea dicho convenio comercial con su vecino de la frontera sur. Tres puntos son cruciales si es que podemos colegir en las negociaciones. La primera, es aumentar el porcentaje de reglas de origen de los componentes automovilísticos que se producen en México de parte de las compañías automotrices norteamericanas; segundo, la Casa Blanca quiere una cláusula  que estipule que el Tratado de Libre Comercio de la América del Norte,  (TLCAN) pueda disolverse si una de las partes lo decide cada cinco años; y tercero, la revisión de los mecanismos de resolución de controversias. En lo que refiere a la cláusula de terminación automática, esto quiere decir que existiría una fecha de expiración cada quinquenio lo que puede verse como una espada de Damocles, la vigencia del poderoso tratado de libre comercio. Estos  requisitos son cartas de negociación de la administración del presidente Trump, quien desde su periplo de campaña electoral viene atacando al TLCAN, argumentado que desfavorece a los intereses comerciales de  Estados Unidos. Los negociadores estadounidenses plantean subir el valor agregado de los componentes de fabricación automotriz estadounidense de un 62.5% a un 85%, algo que pone en serios aprietos a otras armadoras de automóviles principalmente las asiáticas  que operan en México y que exportan a Estados Unidos. La suerte del TLCAN tendría que definirse a más tardar entre marzo y junio de este año. México celebra elecciones generales el 1 de julio próximo, y las cosas pueden endurecerse si triunfa el candidato y puntero en las encuestas, Andrés Manuel López Obrador, líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) quien encabeza una coalición que va desde la izquierda política hasta grupos centristas y ultraconservadores. López aún no ha adelantado cuál es su posición en torno al Tratado, aunque prefiere que sea el nuevo gobierno que se instale en los Pinos que trate el asunto. Y si de aquí allá, el presidente Trump,   decide abandonar mismo, como ya lo ha amenazado,  o de lo contrario, preferiría dar un compás de espera de lo que pase el 1 de julio. México y Estados Unidos cuentan con un intercambio comercial estimado anual de $525, 000 millones de dólares, que es un valor nada despreciable, que tendría que tomar en  cuenta Washington, si decide coger la de Villadiego.

Noticias destacadas