República Digital - Indotel Anuncio

14 de abril del 2021

Mundiales

Culpan a expresidente boliviano de ejecuciones extrajudiciales

Washington. El expresidente de Bolivia Gonzalo Sánchez de Lozada fue declarado hoy en Estados Unidos responsable de ejecuciones extrajudiciales durante una masacre contra compatriotas en octubre de 2003.   La misma sentencia del jurado del juicio civil que comenzó el último 5 de marzo en un tribunal federal de Fort Lauderdale, Florida, correspondió a José […]




Washington.
El expresidente de Bolivia Gonzalo Sánchez de Lozada fue declarado hoy en Estados Unidos responsable de ejecuciones extrajudiciales durante una masacre contra compatriotas en octubre de 2003.
 
La misma sentencia del jurado del juicio civil que comenzó el último 5 de marzo en un tribunal federal de Fort Lauderdale, Florida, correspondió a José Carlos Sánchez Berzaín, ministro de Defensa del otrora mandatario. Ambos mencionados son hace más de una década el centro de demandas de familiares de ocho de los fallecidos durante la represión contra manifestantes en protestas populares en el país suramericano. De acuerdo con el veredicto, emitido tras seis días de deliberaciones, los demandantes recibirán una indemnización de 10 millones de dólares. Por tratarse de un caso civil, la pena impuesta no contempla la privación de libertad para los sentenciados, recordaron reportes de prensa. Apuntaron también que Sánchez de Lozada es el primer expresidente latinoamericano en ir a juicio y ser declarado culpable en Estados Unidos por abusos de derechos humanos. Según informaciones periodísticas, el juez James I. Cohn, al frente del jurado, revisó supuestas inconsistencias en el veredicto que fueron observadas por los abogados de los Sánchez. La defensa interpuso una demanda al respecto y luego de una consideración de unos 20 minutos Cohn determinó un plazo hasta el 11 de abril para que se presenten alegatos de respaldo a ese recurso. También fijó una nueva audiencia para el 4 de mayo en la cual se conocerá si ratifica o decide revisar la determinación de la decena de miembros del jurado. Sánchez de Lozada, de 87 años de edad y quien acudió sin estar obligado a la audiencia inicial de ese juicio, dio hace 12 días su testimonio ante Cohn. Justificó entonces la postura asumida en la masacre y comentó que estuvo abierto al diálogo con quienes se oponían a su proyecto de exportar gas a través de Chile. En opinión de Joseph Sorkin, letrado de los demandantes, está probado que Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín 'precipitaron las muertes' de civiles al implementar el Plan República para sofocar las protestas con fuerzas militares. Para Ana Reyes, abogada de los demandados, resulta 'irrefutable' que no hay evidencia alguna de que sus defendidos ordenaran matar a bolivianos, y ha sido un juicio basado en emoción y no en pruebas. Presidente de Bolivia en 1993-1997 y 2002-2003, Sánchez de Lozada dimitió y viajó a Estados Unidos en octubre de ese último año después de que en dichas protestas murieran casi 70 personas, de acuerdo con allegados de las víctimas. Afectados y familiares de los muertos reiteraron su deseo de que Sánchez de Lozada sea juzgado en Bolivia, pero el Departamento norteamericano de Estado negó la solicitud de extradición en 2012. El proceso llegó a los tribunales estadounidenses amparado en la Ley de Protección para las Víctimas de Tortura. Las demandas iniciales contra los Sánchez se presentaron por separado en septiembre de 2007 en el tribunal de Distrito de Maryland y Distrito Sur de Florida, y después en mayo de 2008 se consolidaron en la última instancia.

Noticias destacadas