República Digital - Indotel Anuncio

13 de mayo del 2021

Política

Danilo está en el juego

Orlando Gil. NADA FÁCIL.- Para los seguidores de Leonel Fernández la cuestión es fácil, y no consideran la posibilidad de que se la pongan en China: Como el presidente Danilo Medina no puede ir, o no va, la candidatura corresponde al expresidente Fernández. Sin duda que el muñeco queda bonito y cualquiera lo compra, sea en […]




Orlando Gil.

NADA FÁCIL.- Para los seguidores de Leonel Fernández la cuestión es fácil, y no consideran la posibilidad de que se la pongan en China: Como el presidente Danilo Medina no puede ir, o no va, la candidatura corresponde al expresidente Fernández. Sin duda que el muñeco queda bonito y cualquiera lo compra, sea en mercado de pulgas o tienda de lujo. Sin embargo, en política lo sencillo por sí solo no llena  cometido. El hecho de que Medina no vaya por las razones que fueren, y no necesariamente constitucionales, no lo saca de juego. Lo que se prevé es que si no se pone uniforme ni entra al campo de juego, hará un poco de gerente, de manager  y de chief umpire. Uno de los suyos lo diría mejor: Comandante en jefe, aunque pensando en fuerzas civiles, políticas, partidarias. Si la política fuera noble, las diferencias, las confrontaciones  y los traspiés no existieran, y la democracia dentro y fuera de los partidos fuera eufónica, todo un concierto de armonía. Sucede lo contrario, y la guerra es lo primero, sin importar sus distintas manifestaciones. Cambian los escenarios y los medios, pero siempre la política y la guerra se tocan -por  lo menos- las manos. Entre los países, por ejemplo, antes de la guerra hay política, y después de la guerra, otra vez política.

PREGUNTA CLAVE.- Los seguidores de Leonel Fernández deben preguntarse qué ha hecho este por Danilo Medina y su gobierno, y deben hacerlo porque esa pregunta la hacen o se la hacen entre sí los parciales del mandatario. El problema no es que le disputara la potencial candidatura del 2020, o que luche a brazos partidos por imponer primarias cerradas, contrariando su propósito de que sean abiertas. La cuestión es más peliaguda, de más fondo. Como en todo, el chisme anda en cuatro patas haciendo de las suyas. Tienen el soplo o el conocimiento de que en la intimidad, fuera de las cámaras, el “compañero Leonel” critica duramente el gobierno. Entre las ocasiones cuentan una reunión en Nueva York y un encuentro aquí con periodistas. Las campanas doblan y el viento se ocupa de que repiquen y alcancen distancia. Si no existe unidad de criterio y la solidaridad anda lejos ¿qué razón habría para validar una candidatura que de ganar sería contraria al actual establecimiento? Los oficialistas entienden que antes que buscar en la agencia libre, conviene indagar en las fincas y ver qué prospecto puede desarrollar y asumirse como Grandes Ligas. El presidente Medina citó al Palacio Nacional a los aspirantes de su parcela, y habló con ellos lo que habló y que ninguno revela en detalles. De no considerar más que a Fernández, lo hubiera convocado solo a él…

VIEJOS NUEVOS.- Los aspirantes oficialistas a la candidatura se parecen a los partidos emergentes, tienen años postulándose, y sin embargo, actúan como si lo suyo fuera cosa de hoy. Las campañas no arrancan, y no se sabe con qué se venderá cada cual, pero no hay dudas de que lo de “caras nuevas” volverá a la palestra. Si la contienda fuera entre Leonel Fernández y Danilo Medina, sería viejo contra viejo, y contienda entre malos conocidos. La lucha, si quedara fuera Medina, sería entre malo conocido, Leonel Fernández, y malos por conocer, Reinaldo Pared, Francisco Domínguez y Carlos Amarante. Existen otros, pero como independientes no constituyen opciones a tener en cuenta, ni posibilidades de ser nominado por el Comité Político. A menos que se quiera confundir internamente y crear un ambiente difícil de digerir. Leonel Fernández sin duda está posicionado, aun cuando su lugar no esté claro. La manipulación a favor y en contra impide precisar simpatías, pues en ocasiones crece adentro y en otras afuera. Nada permanente, todo circunstancial, y se supone una franja del PLD, todavía no definida, que podría ser decisiva. El papel de presidente Medina sería crucial, de si deja correr a cada cual y ver hasta dónde llega, o interviene desde el principio en versión delfín o tapado. Una situación difícil de determinar con un líder como Medina que controla sus emociones.

ELEMENTOS A DEFINIR.- Vale preguntar, después que Carlos Amarante puso fecha a su lanzamiento, y ya se habían adelantado Francisco Domínguez y Reinaldo Pared, cuándo lo hará Francisco Javier  o Temístocles Montás, si se aceptara que Andrés Navarro y Gonzalo Castillo se quedarán fuera de competencia. Un hecho inexplicable, pero que podría responder a una estrategia muy personal del presidente Medina. Considerar a ambos funcionarios como necesarios para el buen desempeño de lo que resta del gobierno, e igual que no puede sacrificarse la actual gestión a la campaña futura. Sea adentro o sea afuera. Además de que no se sabe cuándo arrancarán. Reinaldo Pared tiene atribuciones con la Ley de Partidos, sea como presidente del Senado o como secretario general del PLD, y elemental que no podría actuar con éxito en los dos escenarios. Francisco Domínguez tampoco presenta reales credenciales, y esta semana estuvo cumpliendo con la sociedad civil, de la que se siente parte, al dar cuentas de sus finanzas al cesar como ministro de Medio Ambiente y anteriormente como Procurador General de la República. Examen obligatorio, impuesto por ley, pero que no aprovecha a los fines de la candidatura, mucho más en la actual etapa interna. Créase o no, el desempeño de los aspirantes oficialistas será un elemento importante en las apropiaciones finales.

Noticias destacadas