República Digital - Indotel Anuncio

09 de mayo del 2021

Política

Danilo se quitó el bobo

Alfredo Freites. El presidente Danilo Medina al solicitar al Congreso que se conforme una Comisión Bicameral demuestra ser quien está detrás de todos los manejos para imponer las primarias abiertas en la Ley de Partidos. En la carta que hace la solicitud de reunión urgente de los congresistas quiere imponer el peso de su autoridad […]




Alfredo Freites.
El presidente Danilo Medina al solicitar al Congreso que se conforme una Comisión Bicameral demuestra ser quien está detrás de todos los manejos para imponer las primarias abiertas en la Ley de Partidos. En la carta que hace la solicitud de reunión urgente de los congresistas quiere imponer el peso de su autoridad por encima de las leyes. Sólo le faltó hacer un decreto para que el proyecto entre en vigencia. Ahora resulta que el Presidente de la República se quiere erigir en árbitro de la vida interna de los partidos. Esta perentoria manera de ejercer el poder saca de cauce el rol de los poderes del Estado. El presidente Medina expresa que su iniciativa se basa en que los partidos tienen padrones electorales sin credibilidad y que no tienen mecanismos ni interlocutores válidos para dirimir sus divergencias. Su punto de vista es político. Para juzgar el funcionamiento de las organizaciones tienen que comenzar por el PLD que posiblemente sí tenga un padrón electoral confiable. El mandatario quiere ser juez y parte. Su rol es gobernar para todos los dominicanos, pero no violar la independencia que tienen los partidos para trazar sus normas propias de vida. Si tienen o no padrón confiable es problema interno. Se percibe que muy desesperada es su causa cuando enseña sin rubor la mano que escala las organizaciones de oposición extrayendo votos favorables para sus primarias abiertas. Esta tratativa de convocar la conformación de una comisión mixta carece de sentido. Los senadores ya hicieron su chapuza jurídica logrando una victoria pírrica y remitieron el desaliñado texto a la cámara baja. El debate es en otro nivel congresual. La pieza de marras ahora se tambalea en la Cámara de Diputados porque los danilistas carecen de la fuerza aprobatoria. Como no tienen los votos necesarios para imponer las primarias abiertas, los legisladores danilistas se han concentrado en el boicot. Torpedean las reuniones porque es parte de su treta que se conforma ahora con la misiva presidencial con sabor a instrucción  ejecutiva. Las primarias abiertas son piloto de la reelección, por eso tanto afán y diligencia pone Danilo en su aprobación. El Presidente de la República se ha cebado en el continuismo porque ya probó una reelección y actúa con mayor desenfado. No retrocede en su intención de imponer algo inconstitucional. En una dictadura esta carta se tomaría como orden. ¿Es que vamos para allá?

Noticias destacadas