República Digital - Indotel Anuncio

23 de abril del 2021

Política

Danilo y Leonel

Por: Danilo Cruz Pichardo. El licenciado Danilo Medina está en un dilema. No apoyará para la Presidencia de la República a Leonel Fernández, presidente del PLD y segundo líder en importancia de esa organización y tampoco está en apoyar a ninguno de sus ministros, que ahora son empleados obedientes, pero está la experiencia continental de […]




Por:

Danilo Cruz Pichardo.

El licenciado Danilo Medina está en un dilema. No apoyará para la Presidencia de la República a Leonel Fernández, presidente del PLD y segundo líder en importancia de esa organización y tampoco está en apoyar a ninguno de sus ministros, que ahora son empleados obedientes, pero está la experiencia continental de que todo el que ha llegado al gobierno “ha mandado al carajo” al antiguo presidente que hizo posible su ascenso. Es para pensarlo. Danilo no apoya a Leonel, por su fama de rencoroso, pero mucho menos Leonel apoyará otra reelección de Danilo, no sólo por ingrato y ser el autor intelectual de su descrédito, sino por la tesis de “ahora o nunca”. El problema está planteado y el Tribunal Superior Electoral ha sido el primer escenario de disputa de estos dos líderes peledeístas. Algunos estiman que la reforma constitucional no es viable. Pero ¿cómo no va ser viable reformar la constitución para un hombre, como Danilo Medina, que dispone del presupuesto de la nación y nada se parece más a una compraventa que el Congreso Nacional? En lo que habría que pensar es en el costo político de otra reforma a la Constitución, porque posiblemente sería decretar la división del PLD, cuyos organismos no se reúnen para deliberar en torno a esa problemática, que es una real amenaza de división. En el PLD todos —casi todos— son empleados de Danilo Medina y nadie se atreve a decirle que lo que más le conviene a esa organización política, para continuar en el poder y para que continúe la impunidad y la corrupción de la corporación, es pensar en una tercera opción. Por el momento es una alternativa inaceptable para el jefe de Estado y ni decir para Leonel Fernández, que luce envejecido. Todo indica que Leonel y Danilo son irreconciliables, el cerco cada vez es mayor en contra de la reforma y de la reelección y los órganos electorales no son tan incondicionales a Danilo Medina como se pensaba, pues en el TSE están divididos y en la JCE por lo menos hay dos jueces que no son unos vulgares delincuentes, como algunos de los que mandaban en el pasado. Sin embargo, lo que es una crisis para el PLD, para el pueblo dominicano es una luz en el camino. Ojalá y el PLD se divida, una división del PLD, no hay duda, sería beneficiosa para la democracia dominicana. Y si no es beneficiosa, no creo que las instituciones dominicanas resultarían más dañadas. Hay que dar seguimiento a Leonel y a Danilo.

Noticias destacadas