República Digital - Indotel Anuncio

07 de mayo del 2021

Opinión

De fuera vendrán

Un grupo de campesinos de la provincia El Seibo, acompañados por directivos del Comité Dominicano de los Derechos Humanos (CDDH), montó un piquete frente al Congreso Nacional para denunciar que un ciudadano extranjero, a quien apodan “El Cubano”, intenta despojarlos de mas de veinte mil tareas que han ocupado y trabajado por más de cincuenta […]




Un grupo de campesinos de la provincia El Seibo, acompañados por directivos del Comité Dominicano de los Derechos Humanos (CDDH), montó un piquete frente al Congreso Nacional para denunciar que un ciudadano extranjero, a quien apodan “El Cubano”, intenta despojarlos de mas de veinte mil tareas que han ocupado y trabajado por más de cincuenta años. Lo grave de la denuncia es que el despojo se estaría produciendo con el apoyo y la complicidad de la Policía, actuando en calidad de refuerzo “legal” de una banda de matones, muy bien armados, que según los denunciantes han destruido sus sembradíos para obligarlos a abandonarlos y hasta los han sometido a torturas. Manuel María Mercedes, presidente del CDDH, explicó que campesinos que tienen 40 y 50 años ocupando esos terrenos están siendo despojados por el extranjero que, al parecer, quiere adueñarse de la mayor cantidad de tierra que pueda en el Este. “En el día de ayer recibimos amenazas de muerte, vía mensaje, contra mis dos niños y mi esposa, diciéndome que mis días están contados”, relató un pastor evangélico que acompañó a los campesinos desde El Seibo para servirles de vocero y pie de amigo. Como las cosas por ese camino han llegado demasiado lejos a pesar de que desde hace tres meses vienen denunciando los atropellos y amenazas del extranjero y sus esbirros y la Policía no hace nada, Manuel María Mercedes responsabilizó a su Dirección General de lo que pueda pasarle a los dirigentes campesinos que se resisten a que les arrebaten las tierras donde, aseguran, fueron asentados por el Instituto Agrario Dominicano (IAD) en la década de los setenta. Estoy convencido de que el mayor general Ney Aldrín Bautista, que no necesita más dolores de cabeza por culpa del mal comportamiento y “las faltas al protocolo” de sus subalternos, se interesará en confirmar si es verdad que ese “cubano” está tan bien apoyado. Por: Claudio Acosta.

Noticias destacadas