República Digital - Indotel Anuncio

18 de mayo del 2021

Opinión

De mala manera

César Duvernay. Penosamente, y no solo a juzgar por los 78 casos reportados de feminicidios, cuatro más de los acaecidos en 2018 (tres en las últimas 72 horas), sino por las características de esas tragedias, el año que despedimos se va de muy mala forma. El flagelo que, según registros no oficiales, quitó la vida […]




César Duvernay.

Penosamente, y no solo a juzgar por los 78 casos reportados de feminicidios, cuatro más de los acaecidos en 2018 (tres en las últimas 72 horas), sino por las características de esas tragedias, el año que despedimos se va de muy mala forma.

El flagelo que, según registros no oficiales, quitó la vida a un promedio de seis mujeres por mes, con su fardo de huérfanos, sigue siendo una mancha bochornosa para la sociedad dominicana, y un reto no superado por las autoridades, las que, pese al esfuerzo, no logran satisfacer los reclamos de la población.

Y es que la complejidad del problema, que involucra educación, crianza, protección (policial y judicial), pero sobre todo recursos, reclama de un involucramiento más efectivo de todo el cuerpo social a través de dinámicas y políticas públicas que logren, primeramente, proteger a la mujer en riesgo real o potencial, y segundo, la modificación de un abusivo y perverso esquema conductual.

Tenemos las leyes (24-97 sobre Violencia Intrafamiliar) y también las instituciones (Ministerio Público, Ministerio de la Mujer y la Policía Nacional) pero la prevalencia sigue siendo alta. Por tanto, seguir haciendo lo mismo, por más bien intencionado que se esté, no pronostica resultados diferentes.

Hay que asumir el tema de los feminicidios con voluntad y carácter de Estado y concomitantemente a una revisión crítica de todo lo que se está haciendo, protocolos incluidos, involucrar a la ciudadanía para que sea una veedora activa de los posibles casos y de las señales de alerta, antes de que ocurran las fatalidades.

Noticias destacadas