República Digital - Indotel Anuncio

16 de abril del 2021

Política

Debate interno del PLD

Orlando Gil. UNO: ¿ACASO GALLINA PONEDORA?.- Nadie le chequea todavía la cola a la gallina, pero todos murmuran en el patio que está de poner. Aunque no se sabe y nadie se arriesga a decir qué tipo de huevo, incluso se teme que sea cuadrado. No puede pensarse ni asegurar que se bajó línea, pero después […]




Orlando Gil.
UNO: ¿ACASO GALLINA PONEDORA?.- Nadie le chequea todavía la cola a la gallina, pero todos murmuran en el patio que está de poner. Aunque no se sabe y nadie se arriesga a decir qué tipo de huevo, incluso se teme que sea cuadrado. No puede pensarse ni asegurar que se bajó línea, pero después de Monchy Fadul y José Ramón Peralta nadie querrá quedarse fuera del can, y se vio a Eduardo Selman. Primero, porque no se aguantaban las ganas. Segundo, porque hay ganchos que parecen perchas. Tercero, porque sea cual que sea la circunstancia, el clamor hará falta. Cuarto, porque cuando Peralta dijo que no, el oficialismo se replegó. Quinto, porque si en la ocasión se barajaron los planes y se guardaron las banderas, ahora podría ocurrir lo contrario. Cito con frecuencia el 27, pero no tanto por la fecha como por la oportunidad. El jefe de Estado hablará en el augusto salón de la Asamblea Nacional, pero ¿cuál será el ambiente fuera o por los alrededores; a la entrada o salida de la Catedral o en la ofrenda en el Altar de la Patria? Cuando estuvo en la Basílica, el Día de la Virgen de la Altagracia, no hubo claque. Pero eso no significa que sea igual el Día de la Independencia. Así que Peralta pudo haber encendido la mecha, y ahora faltará ver si larga o corta… DOS: EL NINGUNEO INTERNO.- Los peledeístas no se han dado cuenta y posiblemente no lleguen a advertir que con el can de la reelección de Danilo Medina y el blindaje a la Constitución de Leonel Fernández, están ahogando las potencialidades del partido. Fernández fue que habló de “fábrica de presidentes”, y es el primero que pone el mal ejemplo al aplicar en su grupo una vieja consigna balaguerista: Mientras respire, que nadie aspire. Incluso la reacción a los nuevos aspirantes es ánimo suicida. Lo lógico sería que fueran bien acogidos, ya que la cantidad revela un vientre generoso. Un partido múltiple y diverso en los talentos de poder que por encabezado de boleta no faltaría a la cita. Lo contraproducente no es que sean muchos los pretendientes, sino que el parto sea difícil. Si colocan varios caballos en la pista, el hipódromo será un mar de emociones. Sin embargo, cada vez que alguien asoma, los propios ningunean. Quienes descalifican a los todavía ni siquiera precandidatos son los compañeros de las bases y el medio, que restan calidades y posibilidades, cuando eso debiera determinarse mediante el escrutinio interno. Si la democracia fluye como se establece en la ley y los estatutos, el insipiente se caerá del caballo sin que haya que espantárselo. Pero entretanto vale lo de derecho a elegir y ser elegido, en cualquier circunstancia (primarias) y lugar (interior del partido)… TRES: MAREANDO LA PERDIZ.- Monchy Fadul se parece cada día más a Euclides Gutiérrez. La semana pasada se pronunció en contra del delfín. Él que no cree que el sector Medina deba escoger uno y, como en una ruleta, colocarle encima todas las fichas. Él sostiene que todos son delfines. Y así llevan contado el cuento y la verdad que no convence, y el resultado menos. Los oficialistas no pueden competir con éxito frente a Leonel Fernández, pues no tienen como este un grupo de años ni los recursos que exhibe en sus demostraciones públicas. Cualquiera o alguno de ellos podrían desarrollar, correr a la par o superar al expresidente, pero no a mano pelada. Y Fadul no se queda en palabras. En la reunión de la OTAN de la semana pasada juró por la bandera de la reelección de manera abierta, y aunque ese podría ser el ánimo de los demás miembros de ese club élite, solo Eduardo Selman se consagró. Danilo Medina y Danilo Medina. Nada de sustituto ni de alter ego. Habrá que ver en el encuentro de hoy (día 25), o del lunes de más arriba, 4 de marzo, cuando –se dice– en la noche se reunirá el comité Político, si se producen reales adhesiones. No supuestas, o fingidas, o fementidas. Nadie tiene agenda, como tampoco convocatoria, pero se prevé que sea una velada crucial. O se fuerza el mingo, o el mingo se tira de la mesa… CUATRO: ENTRE TRIPULACIÓN Y CAPITÁN.- La situación luce grimosa, pues no solo se toca a rebato en la OTAN, grupo influyente en el comité Político, sino que los sargentos están preparados para un obvio asalto de posiciones. Lo que dicen es que Danilo Medina no va a definirse en marzo, pero que su gente, la comprometida, va para la calle. La estrategia es simple, incluso ingeniosa. Leonel Fernández puede tener todas las firmas del mundo y todas las encuestas favorecerlo. Sin embargo, hay un elemento crucial que no le asiste: el tiempo. El tiempo es como el viento que nunca corre en una misma dirección, sino que un día o noche va de norte a sur y las siguientes jornadas hacerlo en sentido contrario. Medina jugaría al tiempo, y no tiene por qué apresurarse, pues lo que sus adversarios consideran un destino inquebrantable, sus estrategas lo ven con los ojos de la oportunidad. ¿Qué significa esto? Medina podría recoger firmas o publicar sus sondeos, y no lo hace, porque no necesita ni firmas ni mediciones. El caso sería que Medina tiene como arma de reglamento al PLD, el dominio de órgano y organismo fundamentales: comité Central y comité Político. Kipling no era político, pero sabía de mar, describió de la situación cuando el capitán y la tripulación están compenetrados…

Noticias destacadas