República Digital - Indotel Anuncio

13 de abril del 2021

Política

Derrotas sin dueños

Tomás Aquino Méndez. La victoria tiene muchos padres. Padrinos. Patrocinadores. Defensores. En cambio la derrota es huérfana. Nadie la asume, aunque la mayoría sabe quiénes son los responsables. En estos días, a propósito de la desvinculación de empleados públicos de instituciones, dirigentes del Partido de la Liberación Dominicana han estado buscando culpables. Los que se […]




Tomás Aquino Méndez.
La victoria tiene muchos padres. Padrinos. Patrocinadores. Defensores. En cambio la derrota es huérfana. Nadie la asume, aunque la mayoría sabe quiénes son los responsables. En estos días, a propósito de la desvinculación de empleados públicos de instituciones, dirigentes del Partido de la Liberación Dominicana han estado buscando culpables. Los que se han quedado, acusan a Leonel Fernández, por abandonar la organización. Dicen que es culpable de que muchos pierdan sus empleos. Esos mismos dijeron, cuando Fernández fundó la Fuerza del Pueblo, que no se había llevado “ni un 3% de los miembros de ese partido”. Incluso afirmaron que no hacían falta esos votos, porque ganaban las elecciones de todas maneras. Los leonelistas, en cambio afirman que no se debe busca lejos a los culpables de la derrota y en consecuencia de las cancelaciones. Bauta Rojas, senador por la provincia Hermanas Mirabal asegura que los que dirigen el PLD, “arrebataron con mañas” la candidatura a Leonel y hoy deben cargar con la derrota y los despidos de seguidores. Para Bauta, imponer un candidato impopular por la fuerza, el poder y el dinero, hundió el partido. En fin, las derrotas del PLD, no encuentra quien la asuma. En cambio, la victoria de Luis Abinader, se la atribuyen tantos, que un amigo del partido me dijo de alguien que “no movió un dedo, hoy afirma haber aportado miles de votos”. Pasa en los partidos, en los sindicatos, clubes culturales, colegios de profesionales, cooperativas y en todo lugar donde realizan elecciones. La derrota no tiene padrinos. La VICTORIA encuentra padres, padrinos, madrinas y hasta obispos que la consagren como suya.

Noticias destacadas