República Digital - Indotel Anuncio

23 de abril del 2021

Opinión

Día de las madres: posibilidad de contagio de rebaño

El próximo domingo, 31 de Mayo 2020, se celebra en la República Dominicana el día nacional en que se le rinde tributo a las madres dominicanas, desde las clases sociales más encumbradas hasta las más deprimidas en lo social y económico buscan la forma de agradar a sus madres, de demostrarle afecto, venerarlas. Las manifestaciones […]




El próximo domingo, 31 de Mayo 2020, se celebra en la República Dominicana el día nacional en que se le rinde tributo a las madres dominicanas, desde las clases sociales más encumbradas hasta las más deprimidas en lo social y económico buscan la forma de agradar a sus madres, de demostrarle afecto, venerarlas. Las manifestaciones de este inigualable amor pasan por lo puramente sentimental con besos, abrazos, muchas veces más de lo cotidiano, conlleva reuniones familiares, comidas o cenas especiales, y regalar presentes: flores, artículos personales, para las casas, dinero en efectivo, de acuerdo a las posibilidades. Incluso en ocasiones se endeudan para cumplir con ese deseo imperioso de agradar a sus madres. Es un día especial. Claro está, es un día, también, que el empresario y comerciante espera con ansiedad porque implica poder hacer negocio, incrementar sus ventas de manera exponencial; y, sobre todo, en esta ocasión que dicha fecha coincide con la pandemia de Covid-19, donde han visto afectadas considerablemente sus ventas. El gobierno ha comenzado el proceso de DESESCALADA por las presiones de diferentes sectores y por una necesidad de una importante parte de la población que en términos económicos no aguantaba más el confinamiento social y las limitaciones que esto conlleva al aparato productivo, comercial, la parte laboral formal e informal, etc. Este proceso, Desescalada, está íntimamente relacionado con los indicadores sanitarios como resultado de la respuesta nacional a la epidemia. Llama a suspicacia que el día anterior del discurso presidencial bajaron los contagiados, por primera vez no hubo fallecidos en 24 horas, y que los recuperados pasaron de 2000 en las mismas 24 horas. El Ministerio de Salud dio explicación al respecto. Si podemos decir, al igual que otros, la necesidad de definir la caracterización de la epidemia en nuestro país, ya que vemos un comportamiento que tiene sus particularidades propias: aumento de los contagios pero de manera suave (ha habido últimamente aumento de pruebas para el diagnóstico, aunque no de manera constante, herramienta esencial de donde se derivan las acciones a tomar), disminución relativa de la letalidad, los servicios no se han desbordado, tenemos una reserva de camas de aislamiento hospitalario y camas de UCI adecuados hasta el momento. Creo, particularmente, que de cara a las informaciones de las autoridades en los boletines epidemiológicos diarios, se estaba en condiciones sanitarias para iniciar el desescalamiento; esto sin mencionar los problemas sociales y económicos que generan una presión entendible, y que obligaban a tomar las medidas de la liberación paulatina de las actividades económicas, sujeto a dar seguimiento a la situación epidémica, que nos pudiera llevar a asumir de nuevo algún tipo de restricción. Los efectos de estas medidas, de desescalamiento, en el orden sanitario se pueden empezar a ver al cabo de más de una semana, considerando el periodo de incubación para los nuevos infectados. Hasta ahora, a pesar de un incremento de los infectados promediando entre 200 y 400 por día, nos ha ido bien; pues es algo manejable. Esto no debe llevar a las autoridades a que “se pasen de contentos”, y que comiencen a desmontar aceleradamente las medidas de contención de propagación de la epidemia. Aunque buena parte del pueblo, de acuerdo a lo que vemos a diario, por su comportamiento, crea que ya todo pasó. Con el día de las madres se pensó hasta moverlo, con lo cual uno pensaría que el covid-19 se lleva hasta lo tradicional y cultural del pueblo dominicano. Alguien me dice: “Si el covid-19 aprieta y llega a Navidad existe la posibilidad de posponerlas para febrero y juntarlas con las fiestas patria y el carnaval”. Hay que recordar que la salud está primero, sin ésta no hay posibilidades de hacer lo otro. Por el día de las madres se adelantó la apertura de plazas comerciales para aprovechar la oportunidad de hacer ventas. Esperamos que esto no se convierta en un “contagio de rebaño”, que los jóvenes no les lleven la infección a las madres y padres (porque estarán juntos celebrando), que por demás son de los grupos más vulnerables. Falta más educación a la población al respecto de los riesgos del proceso, decirlo en un discurso no basta. Por: NELSON RODRIGUEZ MONEGRO.

Noticias destacadas