18 de enero del 2022

Mundiales

Diez años después, Italia rinde homenaje a las víctimas del naufragio del Costa Concordia

FILIPPO MONTEFORTE AFP El crucero Costa Concordia varado en las aguas de la isla de Giglio, Italia. Archivo. Este jueves 13 de enero se cumplen diez años del naufragio del crucero Costa Concordia que viajaba con 4.229 personas de 70 países y se hundió cerca a la costa de la isla de Giglio, en el noroeste […]




FILIPPO MONTEFORTE AFP El crucero Costa Concordia varado en las aguas de la isla de Giglio, Italia. Archivo.

Este jueves 13 de enero se cumplen diez años del naufragio del crucero Costa Concordia que viajaba con 4.229 personas de 70 países y se hundió cerca a la costa de la isla de Giglio, en el noroeste de Italia. Sobrevivientes y familiares de las 32 víctimas mortales que dejó el siniestro se reunieron en un acto conmemorativo para rendir homenaje.

Muchos de los habitantes de la isla de Giglio asistieron a los actos conmemorativos de este jueves 13 de enero en Italia para rendir homenaje a las víctimas que dejó el accidente del crucero Costa Concordia hace diez años.

Para este triste aniversario, se llevó a cabo una misa en la iglesia que albergó a muchos de los sobrevivientes que, con temperaturas bajo cero, buscaban refugio mientras el barco se hundía en aquella trágica noche del 13 de enero de 2012.

Tras la ceremonia, una vigilia con velas a las 21h45 marcó el momento exacto en el que el Costa Concordia impactó con las rocas de un arrecife en las aguas de la isla toscana, y que provocó la muerte de 32 personas.

Con la ayuda de botes de la Guardia Costera, varios de los asistentes colocaron una ofrenda floral en el lugar donde el trasatlántico encalló.

El “Capitán Cobarde” del Costa Concordia

Muchos de los sobrevivientes asistieron este jueves a la conmemoración en la isla de Giglio. La italiana Ester Percossi es una de las personas que logró salir con vida del naufragio del Costa Concordia. Para ella, se trató de un homenaje muy importante, tanto para recordar a los que murieron como para agradecer de nuevo a los isleños que, en la oscuridad del invierno, ayudaron a tripulantes y pasajeros a salir del agua.

“Es sumamente emotivo. Venimos aquí hoy para recordar, sobre todo, a los que ya no están con nosotros, y revivir el infierno que pasamos e intentar de alguna manera exorcizarlo”, dijo Percossi a su llegada a las conmemoraciones. “Recuerdo los gritos de la gente, los que saltaban al mar. Recuerdo el frío, la sensación de terror en los ojos de todos”, agregó.

Francesco Schettino, el capitán del barco Costa Concordia, no es bien recordado por la sobreviviente ni por muchas personas en Italia. El guía de la embarcación, la persona que debería quedarse hasta el final en caso de naufragio, huyó del accidente aquella noche del 13 de enero de 2012, dejando atrás a cientos de personas que luchaban por sobrevivir.

El capitán de la Marina italiana, Gregorio De Falco, coordinador de las tareas de socorro en el naufragio del Costa Concordia, aseguró que lo que ocurrió fue debido “al comportamiento infame” del comandante Schettino.

“No fue un accidente de la navegación. Fue todo debido al comportamiento infame de una persona», afirmó De Falco, agregando que, cuando supo que el comandante había abandonado el barco fue una “tremenda desilusión” porque “era nuestro interlocutor en estos casos” y “allí no había nadie”.

Los medios italianos no tardaron en llamar a Schettino el “Capitán Cobarde” por haber abandonado el barco durante el rescate. Tras varios años de investigación, en 2017 fue sentenciado a 16 años de prisión por cargos de homicidio involuntario.

El fantasma que nunca se fue

En la memoria de los italianos, Russel Rebello será siempre considerado como un “héroe”. El joven mesero que hacía parte de la tripulación del Costa Concordia ayudó a salir del barco a muchas personas y fue de los pocos que estuvo hasta el final tratando de vaciar la embarcación.

“Mi hermano cumplió con su deber, perdió la vida ayudando a otras personas, obviamente estoy orgulloso de eso y creo que él estaría muy orgulloso de lo que hizo, ayudando a tantas personas”, dijo Kevin Rebello, hermano de la víctima, durante la conmemoración de este jueves en Giglio.

El joven vivió durante varios meses en la isla toscana, mientras un grupo de buzos buscaba a su hermano en el mar. Pero el cuerpo solo fue encontrado años después, cuando el enorme casco oxidado de la embarcación fue enderezado y remolcado.

En total, el Costa Concordia estuvo varado en el mar durante dos años y medio. Pero, para algunos de los residentes de Giglio, es un fantasma que nunca se fue.

Con EFE, AP y Reuters

Noticias destacadas