República Digital - Indotel Anuncio

15 de mayo del 2021

Opinión

Dilema del PRSC sondeo

Luis Encarnación Pimentel. Con los reformistas es lo de nunca acabar, y todo apunta a que es un caso que no tiene cura. Y la única razón a la vista es que su fundador, el doctor Balaguer, al morir se llevó a la tumba esencia, sentimientos y todos los elementos centrados en su persona, dejando […]




Luis Encarnación Pimentel.

Con los reformistas es lo de nunca acabar, y todo apunta a que es un caso que no tiene cura. Y la única razón a la vista es que su fundador, el doctor Balaguer, al morir se llevó a la tumba esencia, sentimientos y todos los elementos centrados en su persona, dejando con vida solo las siglas de la organización. Y justamente esto -por cuyo control han venido luchando unos y otros desde que el  líder murió-, se ha convertido en la manzana de la discordia, impidiendo que el partido crezca, se abra paso y pueda volver a ser opción de poder. Dirigentes y aspirantes tiene y ha tenido muchos, pero ninguno  con el liderazgo y las condiciones para poder calzar las botas del doctor Joaquín Balaguer, unificar a la familia reformista y conducir al partido colorao por el camino del éxito electoral. Por el contrario, en manos de los que lo han manejado de un tiempo a la fecha ha ido decreciendo, perdiendo incidencia y espacio. Mientras tanto, una parte de su gente ha ido cayendo en brazos de quien controle el poder de turno y pueda ofrecerle una posición pública, mientras la otra se aferra con garras y dientes -y hasta con prácticas antidemocráticas- a las siglas partidarias, para ser la voz cantante en la distribución de los fondos que asigna la JCE. Se creía que el Tribunal Superior Electoral le había hecho un gran favor a los reformistas con la sentencia que anulaba las dos asambleas en las que escogieron directivas paralelas y le fijaba fecha para repetir la elección, porque  abría una  oportunidad a la unificación de las partes  en pugna. El mal o germen de la división entre los reformistas sigue vivo, en pie, y con la marea alta, por lo visto, porque el domingo pasado el sector que controla la franquicia realizó una asamblea en la que se ratificó a Quique Antún como cabeza y control del PRSC, mientras del  sector que lideran Ito, Josecito y demás (al amparo  de que lo que  hubo fue la hechura de “un trabaje a la medida”, con unos mil 281 excluidos, anuncia otra asamblea para el día ocho, con lo que se estaría repitiendo la historia y cayendo en el circulo vicioso ,al tomar decisiones controversiales que ,finalmente, tendrían que volver a ser conocidas en los tribunales. Así no puede haber crecimiento, así no se va para parte ni se llega muy lejos (¿). La democracia se construye con más democracia, dijo alguien.

Noticias destacadas