República Digital - Indotel Anuncio

13 de abril del 2021

Opinión

Discurso de Danilo

Orlando Gil. DERECHO DE AUTOR.– El director de cámara de la transmisión del discurso del presidente Danilo Medina supo algo que no los dirigentes de oposición: que la rendición de cuentas la hacía el jefe de Estado, en sentido general, pero que parte a parte era obra de los responsables de cada ministerio y dependencia […]




Orlando Gil.
DERECHO DE AUTOR.- El director de cámara de la transmisión del discurso del presidente Danilo Medina supo algo que no los dirigentes de oposición: que la rendición de cuentas la hacía el jefe de Estado, en sentido general, pero que parte a parte era obra de los responsables de cada ministerio y dependencia importante de la administración. Por eso mostraba el rostro de estos en el momento correspondiente. De manera que un análisis profundo implicaría rastrear dichas realizaciones. Y no sería tan difícil, puesto que el mandatario hace entrega formal de ese material de base al presidente del Senado o de la reunión conjunta de las cámaras, y que éste -sin duda- manda a archivo. O a la biblioteca del Congreso Nacional, donde puede consultarse de modo libre. En época pasada los reporteros se ocupaban de indagar en esas memorias  y en ocasiones hicieron hallazgos interesantes. El presidente Medina habló durante más de dos horas (2,10), una pieza larga, y sin embargo, entre los contestatarios se expresan quejas de que faltó esto o lo otro. Es posible que esto y lo otro estén en los documentos llevados a manos... EL QUE SE MERECE.- Entre los que hacen oposición a la oposición, o lleven cuenta del liderazgo político y posicionamiento de los partidos, se tiene el reverso de la moneda. Se dice de viejo, aunque axioma fallido, que los pueblos tienen el gobierno que se merecen. Lo mismo podría decirse, de ser así, de la oposición. Los pueblos tienen la oposición que se merecen. La comparecencia del Presidente el 27 de febrero de cada año, es una ocasión de oro para establecer diferencias o similitudes. La del Gobierno es una sola pieza, obligada y conforme a un orden. La oposición, por su parte, reacciona de distintas maneras, y si fuere su deseo podía ir más allá de la voz que se expresa desde el ámbito oficial, e incluso dar volteretas en el aire en un complejo salto de trapecio. El gobierno “no llenó las expectativas”, y en lo que llevo de vida escucho esa expresión cada 27 de febrero. Pero ¿y la oposición? El hecho de que en las últimas elecciones coseche derrotas tras derrotas lo dice todo y algo más. No convence con su credo redentor y la conclusión por años sigue siendo la misma: Malo conocido a bueno por conocer... MÁS QUE GRIMA.- Esta situación es tan grave que dos opinantes acreditados como Daniel Pou y Belarminio Ramírez coinciden en la grimosa necesidad  de una nueva reelección del presidente Danilo Medina. Lo peor es que no están solos. Entre los políticos que reaccionaron al discurso del jefe de Estado, más de uno llegó a la misma conclusión. La comparecencia fue reeleccionista. La reelección es un fantasma permanente y lamentablemente responde al doble conjuro del interesado y del que la abomina. Como puede verse en este hipódromo los jinetes corren más que los caballos. Las interpretaciones empezarán ahora, pues entre los aparejos de burro no, pero cada silla de montar incluye estribo. Lo que dicen Pou y Ramírez es que fuera de Medina, no queda nada. Ni en el sector oficialista ni en el conglomerado de oposición. Y lo están diciendo a tres años de las elecciones del 2020, cuando se supone el terreno yermo y posibilidades infinitas de cosecha...
LA SAGA SESGADA.- Daniel Pou y Belarminio Ramírez hablaron a dos voces en un programa de televisión, pero conociendo los medios de prensa, sea por inquietud o perversidad, no debe dudarse de que sean convocados por separado y que el tema sea el mismo. La reelección. Y el caso es interesante, pues sin quererlo (no tengo elementos para pensar otra cosa) podrían sacar las castañas del fuego al Gobierno o al propio presidente Danilo Medina. Por mucho que se crea, y se marche y se recoja firmas, entre Odebrecht y la reelección, la reelección  gana la partida. La reelección es la única mesa que siempre está servida, y si el coro se inicia afuera ¿Qué impide que la orquesta lo suba a tarima? Ojo al Cristo, pues, aunque no sea de plata. El ánimo del discurso ante las cámaras, y eso si no puede negarse, fue de relanzamiento. Relanzamiento por partida doble. Por un lado en sintonía con la calle y por el otro de común acuerdo con los empresarios. Populismo y democracia al mismo tiempo. El hasta las últimas consecuencias y caiga quien caiga y el ordenamiento de áreas vitales que crean condiciones para los mejores negocios. Transporte, por ejemplo...

Noticias destacadas