República Digital - Indotel Anuncio

18 de abril del 2021

Opinión

Discurso Hipólito decepciona

Alfredo Freites. No pudo ser mayor la decepción que me produjo el discurso de Hipólito Mejía. Hacer una comparecencia de multimedios para no decir nada es hacerle perder el tiempo a la gente. El líder político dijo menos de lo que ya se sabe. Se esperaba era una acción de transparencia, que dijera quiénes de […]




Alfredo Freites.
No pudo ser mayor la decepción que me produjo el discurso de Hipólito Mejía. Hacer una comparecencia de multimedios para no decir nada es hacerle perder el tiempo a la gente. El líder político dijo menos de lo que ya se sabe. Se esperaba era una acción de transparencia, que dijera quiénes de su gobierno sobrevaluaron las obras a cargo del presupuesto que administraba. Nadie piensa que Hipólito tocó un centavo de los que repartió Odebrecht. Hablar de eso era una labor de distracción. Ofrecer su fortuna personal a quien le demostrara lo contrario era lanzar una recta a un receptor sin bateador. Su patrimonio está asegurado. Nadie podría probarle hechos indecorosos. Por eso lanzó la bravata. Declaró que encontró el Proyecto de Acueducto de la Línea Noroeste, que había sido aprobado por el gobierno de Leonel Fernández el 29 de octubre de 1999, por un monto de 129 millones de dólares. La proyectada obra hidráulica fue reformulada y el nuevo presupuesto lo dejó en 141 millones de dólares, pero Hipólito dice que no inauguró la obra.
En este nuevo presupuesto estaban los técnicos de Odebrecht. Sólo fue una alteración de 12 millones de dólares. Chelitos en realidad para lo que pasaría después. En el gobierno de Hipólito se contrató la presa de Pinalito con dos préstamos internacionales por 131 millones de dólares. Tampoco inauguró la obra al dejar el poder en 2004. Todos los cabilderos saben que uno de los mejores negocios es contratar préstamos. Desde que son suscritos comienzan los compromisos. Poco importa ya si son usados los recursos. En la exposición del expresidente Mejía lo que dijo fue lluvia sobre mojado. Se refirió a temas manidos, gastados, que se remontan a la era balaguerista y cuya secuela impactó el ejercicio gubernamental posterior, por aquello de la continuidad del Estado. Todos sabemos que han pasado dos meses y nada ocurre con Odebrecht. Hipólito hubo de recordarlo. Pero todo lo que hizo en su administración fue, contratar obras que no terminó porque se recordará la debacle que dejó al país, con tasas del dólar montantes al 60 por ciento. La mayor devaluación histórica del peso. Quien creyó que en su discurso el expresidente Mejía diría los nombres de los sobornados, por lo menos de aquellos que sirvieron bajo su administración, quedaron con la cara larga. Parece que no los hubo. Fue más de lo mismo.

Noticias destacadas