República Digital - Indotel Anuncio

08 de mayo del 2021

Opinión

DUDH y Migración.-

  El recién pasado día diez de este mes se cumplieron setenta años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH), proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), conforme a su Resolución 217 A (III), del 10 de diciembre de 1948. La eterna París fue la ciudad que dio acogida a […]




  El recién pasado día diez de este mes se cumplieron setenta años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH), proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), conforme a su Resolución 217 A (III), del 10 de diciembre de 1948. La eterna París fue la ciudad que dio acogida a esa Asamblea. Los derechos humanos básicos que se contemplan, fueron resumidos en los treinta artículos del documento declatorio. Tuvo su fuente en la carta de San Francisco, del 26 de junio de 1945. La DUDH, junto con los pactos internacionales sobre derechos humanos y sus protocolos, constituyen la Carta Internacional de Derechos Humanos. Una Declaración no tiene el mismo efecto jurídico vinculante que un Pacto. La Declaración es una orientación, advertencia o información, mientras que el Pacto es un tratado, como el Pacto Internacional sobre los Derechos Civiles y Políticos. Obliga a los Estados suscribientes. Se rige por la máxima “pacta sunt servanda”, esto es, lo pactado es ley entre las partes contratantes, y se suscribe para ser cumplido. La DUDH fue un acontecimiento jurídico de trascendencia mundial. Solamente se puede comparar con la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, que fue el producto de la Gran Revolución burguesa de Francia del 1789. En este año se liquidaron los privilegios irritantes de la monarquía, el clero y los señores feudales en la nación gala, con la consagración, entre otros postulados, de que todo hombre nace libre e igual en derechos. Sus principios se irradiaron por el mundo, a pesar de que Napoleón Bonaparte, con el poder en Francia, renegó de esos principios. ¿Es pura coincidencia que la ONU haya elegido la fecha del diez de diciembre del año en curso para la firma del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, que fue suscrito en Marrakech, Marruecos, por unos 150 países, con la ausencia de la República Dominicana, por sus condiciones especiales. Claro que no. Fue fríamente calculado. Así ese Pacto, que por contener en su texto la cláusula de que no es vinculante para los Estados suscribientes, y por tanto se asimila más a una Declaración o intención que a un Pacto, surgiría bendecido por el cumpleaños de la DUDH, y esto lo convertiría, en el espectro subliminal y moral de los instrumentos jurídicos internacionales, en un verdadero Pacto, con todas sus consecuencias. Y ¡ay! del Estado firmante que lo viole, su prestigio y solvencia moral frente a los organismos mundiales se desmoronaría como un castillo de naipes. La DUDH es para nuestro país un verdadero Pacto o tratado. Como instrumento jurídico internacional es vinculante y forma parte del Bloque de Constitucionalidad, con todos sus efectos en el ordenamiento legal interno.

Por:

Rafael Ciprián

Noticias destacadas