Economía

Acuerdo UE-Mercosu

Juan Guiliani Cury.


Viernes, 09 de Agosto de 2019

Juan Guiliani Cury.

La Unión Europea y Mercosur finalizaron casi dos décadas de negociaciones hacia un Acuerdo de Asociación Económica (AAE) con miras a ensanchar sus relaciones políticas, comerciales y de cooperación entre los cuatros países del Cono Sur, Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay y los 28 países que integran a la Unión Europea,  en el supuesto de que el Reino Unido, no abandone el bloque europeísta comunitario el 31 de octubre venidero. La rúbrica del histórico acuerdo multinacional se realizó en Bruselas, capital política de la Unión Europea (UE). Muchos fueron los inconvenientes para que la Unión Europea y Mercosur llegasen a un entendimiento concluyente. Entre esos obstáculos se citaba el tratamiento de acceso a mercado de  los productos agrícolas en ambos bloques.   Era la espinita en el zapato que molestaba la terminación del acuerdo. Según,  el presidente argentino Mauricio Macri,  el convenio UE-Mercosur, “va a fortalecer el crecimiento de la región, no solo por el comercio sino también por el flujo de inversiones, al dar “más tranquilidad y reglas más claras y estables”, para quienes quieran instalarse y desarrollar  proyectos comerciales”.  El Mercosur, sin contar a Venezuela, que se encuentra inactivo,  tiene una población conjunta aproximada en 265 millones y el bloque europeo integracionista suma más de 500 millones de personas convirtiendo dicha asociatividad en un apetitoso mercado de 800 millones de consumidores.  Los inversionistas encontrarán  un dilatado campo en donde invertir  capitales y otros recursos para desarrollar proyectos que generen empleos y  bienestar económico.  Con este acuerdo el libre comercio se anota  Mercosur y la UE un gol que se suscribe en medio de tensiones de una guerra comercial sino-estadounidense y la prevalencia de corrientes proteccionistas comerciales. El re-surgimiento  en Argentina como en Brasil de modelos de apertura política al comercio global,  son factores que hay que tomar en cuenta al destrabarse los obstáculos que impedían el Acuerdo de Asociación Económica UE-Mercosur.