Economía

El costo político de los ajustes

El problema de nuestras finanzas públicas no se resuelve con recortes políticamente costosos.


Lunes, 02 de Diciembre de 2019

El problema de nuestras finanzas públicas no se resuelve con recortes políticamente costosos. El problema es estructural, se relaciona principalmente con la presión tributaria, muy baja comparada con la media de la región.
Explica la acumulación de los déficits fiscales y el stock de deuda pública de US$34,058.5 millones, equivalentes a 38.3% del PIB al 31 de octubre 2019. Como su sostenibilidad en el corto plazo debe analizarse de manera integral, lo correcto es considerar al mismo tiempo el volumen y los precios, me refiero a la tasa de interés nominal y la inflación.
Tanto la teoría como la historia económica enseñan que mientras ambos precios se mantengan estables y en niveles relativamente bajos, con la economía creciendo alrededor de su potencial, preocupa poco a los inversionistas el volumen de la deuda. Se entiende, como consecuencia, que lo importante es su costo, para cubrirlo con recaudación de impuestos se apartan RD$149,993.5 millones, equivalentes a 3.5% del PIB, recursos que debieron tener un destino más productivo.
No comparto que se pretenda estabilizar el ratio deuda/PIB con simples ajustes en el gasto, con parchos, tampoco aplicando el criterio absolutista de equilibrar de un tiro el presupuesto para parar de golpe el endeudamiento neto. Se obtendrían resultados indeseados: caída auto infligida en el crecimiento del PIB y el empleo. Y como los recortes subestiman los costos económicos, se estarían creando condiciones sociales similares a las que hoy tienen en la cuerda floja a los presidentes Sebastián Piñera Echenique de Chile e Iván Duque Márquez de Colombia.
Es necesario tener presente que estabilizar el ratio deuda/PIB y luego reducir el volumen, pasa por aumentar considerablemente el superávit primario y luego crear superávits total en el Presupuesto Público. Son objetivos centrales que junto al aumento de la presión tributaria deben perseguirse con la reforma fiscal integral que el próximo gobierno, pagando un costo político, deberá consensuar con empresarios, sociedad civil y oposición política. Sera su verdadero programa de gobierno.
Me explico con números. Para estabilizar alrededor de 38% la razón deuda/PIB, se tendría que recortar gastos por RD$115,251 millones, un 2.7% del PIB, para sumarlos a RD$34,742 millones, un 0.8% del PIB en el presupuesto, y con el total cubrir el costo financiero de la deuda (RD$149,993.5 millones, 3.5% del PIB).
Para los curiosos, otra manera de llegar al ajuste de 2.7% del PIB: calculando el diferencial entre aumento de la recaudación de 9.9%, el costo implícito de la deuda pública estimado en 6.4% y el 0.8% del PIB presupuestado para pagar los intereses el próximo año.
Como quiera que se calcule es un ajuste de gastos que conduciría a lo peor, lo que debe evitar el próximo gobierno, reduciría el crecimiento de la economía, hundiría la recaudación de impuestos y haría más difícil la lucha contra el fraude fiscal. Y aumentaría el ratio deuda/PIB en lugar de congelarlo. Sería contraproducente.
Debe tener presente, además, que por la coyuntura externa desfavorable, para este año y el 2020 el FMI pronostica descrecimiento global, la mayor caída la atribuye a los motores, Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, Japón y China. En cuanto a nuestra economía, al igual que el Banco Central y la Cepal, pronostica desaceleración del ritmo a 4.8%.

Por: Arturo Martínez Moya.