Economía

La economía global en caída libre

Los organismos internacionales revisan a la baja los pronósticos crecimiento.


Lunes, 09 de Septiembre de 2019

Los organismos internacionales revisan a la baja los pronósticos crecimiento. Aclaro, porque hasta economistas locales se confunden, los pronósticos dependen de muchas cosas, son posibilidades, no es que ocurrirá.
Desde que Trump inició la guerra comercial en marzo de 2018, van cinco alzas de tarifas, hasta la fecha se reporta caída del comercio exterior global y desvíos del crecimiento que traía el PIB. El nuevo pronóstico de Cepal para 2019 es que será pobre, apenas 3.2%, América Latina y el Caribe solo 0.5% o 0.6% según el FMI, poco menos de la mitad del año pasado, y 2.1% para la subregión del Caribe.
La Cepal sostiene que resistimos con éxito la mala noticia que nos viene del exterior, pronostica que el PIB aumentará 5%. Agrego yo, por los buenos amortiguadores económicos que tenemos para enfrentar choques externos, me refiero a la política monetaria independiente con margen de maniobra, baja y estable inflación. Permitió, para impulsar el consumo y la inversión, aumentar la liquidez bancaria para acelerar los préstamos y la agresiva reducción de los tipos de interés, con el peso estable en el mercado cambiario y alto nivel de reservas internacionales. Y un sistema bancario capitalizado, con liquidez y provisiones, en capacidad de asumir los riesgos del incremento de la tasa préstamos en pesos.
Es el momento de la historia comparada. Como los ciclos económicos, subidas o bajadas, no generan recesiones, la responsabilidad recae en las torpezas macroeconómicas que son evitables, comparo hechos del presente con los de la Gran Depresión. Sabiendo que los historiadores llaman historia al conjunto de hechos y no a ninguno aislado, que en la historia siempre hay dos verdades, dos realidades, y que no podemos interpretar lo que se hacía hace noventa años con los criterios que tenemos hoy.
No se malinterpreta y manipula la historia cuando se sostiene que Trump y Xi Jimping, con la acción-reacción ojo por ojo/diente por diente, transitan el camino errado del presidente republicano Herbert Hoover con su Tariff Act o Ley de Aranceles Smoot-Hawley del 17 de junio de 1930.
De fuentes originales se extrae que aplico siete paquetes de alzas de aranceles y/o devaluaciones competitivas entre 1929 y 1933, sus graves errores y los de política monetaria son responsables de los catastróficos resultados anticipados por economistas de la época en un manifiesto que publicaron en la prensa.
Brutal fue la caída del comercio global, un 66% entre el crack en la Bolsa en 1929 y 1934, con la economía estadounidense en depresión durante doce años, hasta la entrada en la II Guerra Mundial, el PIB se contrajo en el equivalente de casi dos años de producción, originando la Gran Depresión global.
Como nuestra vulnerabilidad es por el lado fiscal, no está en condiciones de aplicar una política contra cíclica, y no controlamos el desenlace de la errada política comercial de Trump y Xi Jimping, debemos prepararnos por si ocurre lo peor y el mundo se dirige hacia una recesión de dos dígitos (lo que llaman depresión). Se debe negociar la reforma fiscal integral que se necesita, aunque la aplique el próximo gobierno, para aumentar la inversión en infraestructuras y salud, es como en el mediano plazo lograremos sortear los embates de la depresión.

Por: Arturo Martínez Moya.