República Digital - Indotel Anuncio

21 de abril del 2021

Economía

Ecuador recibe buenas señales del mercado pese a la incertidumbre política

Proporcionado por Clarín 12/03/2019 El presidente de Ecuador, Lenín Moreno VENEZUELA ECONOMIA SUDAMÉRICA PRESIDENCIA DE ECUADOR Ecuador recibirá créditos por 7.150 millones de dólares provenientes del Fondo Monetario Internacional y otras instituciones que serán destinados a pagar salarios y miles de proveedores del estado, en una medida que según algunos expertos disminuiría el impacto del bajón […]




Proporcionado por Clarín 12/03/2019 El presidente de Ecuador, Lenín Moreno VENEZUELA ECONOMIA SUDAMÉRICA PRESIDENCIA DE ECUADOR Ecuador recibirá créditos por 7.150 millones de dólares provenientes del Fondo Monetario Internacional y otras instituciones que serán destinados a pagar salarios y miles de proveedores del estado, en una medida que según algunos expertos disminuiría el impacto del bajón económico debido a la pandemia del coronavirus en lo que resta del año. El 28 de agosto, el FMI anuncio haber llegado a un acuerdo con Ecuador y el personal técnico del organismo, para apoyar las políticas económicas con un acuerdo de 27 meses en el marco del Servicio Ampliado del FMI (SAF) de aproximadamente US $ 6.500 millones. Este nuevo acuerdo fue aprobado por el directorio del Fondo el 30 de Septiembre y tendrá como objetivos principales: proteger la vida y los medios de vida de la población y restaurar la estabilidad macroeconómica; garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas y fortalecer las instituciones nacionales para sentar las bases de un crecimiento sólido, duradero e inclusivo. Según el organismo, la economía ecuatoriana se contraerá el 11% en 2020, mientras sigue aumentando la pobreza en el país. "El Fondo sigue apoyándonos porque sabe perfectamente, que independientemente de las dificultades que hemos tenido, saben todo el empeño que hemos puesto para cumplir con las condiciones que hemos acordado mutuamente", afirmó el presidente Lenin Moreno. El programa de financiamiento tiene una duración de 27 meses, con un plazo de 10 años para repagar el capital, con cuatro años de gracia y a una tasa de interés cercana al 2,9% anual. Además, una vez firmado entre las partes, Ecuador accederá a los siguientes desembolsos, que son recursos de libre disponibilidad: USD 4.000 millones en 2020; USD 1.500 millones en 2021 y USD 1.000 millones en 2022; de los cuales en este año se desembolsaría USD 2.000 millones una vez firmado el acuerdo y luego los otros USD 2.000 terminando el año. Sin embargo, Ecuador asumió una serie de compromisos que podrían verse afectados según el resultado de los comicios generales de febrero próximo. Entre otras cosas, el país deberá presentar una nueva reforma tributaria a mediano plazo ante la Asamblea Nacional; una reforma al Código Orgánico Monetario y Financiero para crear un marco para que el Banco Central recupere su independencia frente al poder Ejecutivo, y específicamente, frente al Ministerio de Finanzas; y presentar una nueva Ley de lucha contra la corrupción en la Asamblea.
La crisis económica, profundizada por el impacto de la pandemia del coronavirus, elevó las necesidades de financiamiento de Ecuador a USD 13.500 millones en 2020. Una cifra similar a la que proyecta el FMI, que señala que Ecuador necesita financiamiento por USD 13.463 millones para cerrar el año. Necesidades de financiamiento. © clarin.com Necesidades de financiamiento. Según los analistas, la llegada de fondos frescos ayudará al gobierno de Moreno a enfrentar el final de año, en plena campaña electoral. Para la consultora Torino Economics, “se espera que, con el pago de las deudas atrasadas y la inyección de liquidez a la economía, se dinamice las actividades económicas y el consumo. Las autoridades ecuatorianas correspondientes se han comprometido a mejorar las finanzas públicas durante el período de recuperación”. Como resultado de las medidas económicas tomadas por el gobierno, la renegociación alcanzada con los tenedores de bonos y el anuncio del acuerdo con el FMI, las agencias crediticias modificaron la calificación para Ecuador. Por un lado, S&P Global Ratings subió las calificaciones crediticias soberanas en moneda extranjera y local de Ecuador a “B-/B” desde “SD/SD” (“default” o incumplimiento selectivo), además de modificar las perspectiva de las calificaciones de largo plazo a estable, con el argumento de que para la agencia, el servicio de la deuda es más manejable, así como las expectativas de una continuidad de las políticas e implementación de reformas por parte del gobierno que apoyen la estabilidad fiscal, financiera y económica. Mientras, Fitch Ratings también mejoró la calificación de la deuda ecuatoriana a "B-" de "RD", pero resaltó que, a pesar del logro de la reestructuración de la deuda, existen riesgos de liquidez externa y riesgos políticos asociados a las venideras elecciones, así como también de las consecuencias económicas de la emergencia sanitaria que pueden dificultar la recuperación económica. No obstante, hay cierto optimismo respecto a las próximas elecciones ante la posibilidad de que se elija a alguien favorable al mercado, como el candidato de CREO, Guillermo Lasso, un banquero de alto perfil que anteriormente fue gobernador del Guayas y que ha consolidado alianzas con otros partidos importantes como el Partido Social Cristiano. Además, el fallo judicial que certifica la sentencia al expresidente Rafael Correa, ha causado que abandone la carrera electoral como candidato a la vicepresidencia junto con Andrés Arauz, debilitando un sector que se ve reacio a la comunidad internacional. Sin embargo, Lasso todavía está lejos de concretarse como líder ganador en un ambiente determinado por un alto nivel de frustración de los votantes y un fuerte apetito de cambio tras el malestar económico y político de los últimos años, agravado por la pandemia. Además, se debe considerar otro punto dentro de las elecciones y es el problema de gobernabilidad al que se enfrentará cualquier candidato elegido en 2021, por la futura la composición del Legislativo. Panorama electoral. © clarin.com Panorama electoral. La confluencia de estas expectativas se puede apreciar por medio del indicador de Riesgo País que había llegado a 6.063 puntos el 23 de marzo, impulsado por agentes económicos adversas al riesgo ante el inicio de la emergencia sanitaria por la pandemia, procurando resguardarse en activos seguros. Pero, debido a la renegociación de la deuda con los tenedores de bonos y el nuevo acuerdo con el FMI, el riesgo país cayó hasta los 941 puntos el 14 de septiembre. Sin embargo, en la últimas semanas, este indicador ha ido aumentando paulatinamente ante dos factores: las recientes investigaciones por “estafa” de casi USD 800 millones de que fue objeto el Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional, y la aprobación por parte del Consejo de la Administración Legislativa (CAL) de la Asamblea Nacional a las cinco solicitudes de juicio político presentadas en contra del ministro de Finanzas, Richard Martínez. A pesar de lo anteriormente expuesto, hay retos domésticos respecto a los cambios estructurales necesarios para obtener una optimización en las cuentas públicas y lograr un crecimiento sostenido y reducir la brecha fiscal. De todas formas, existen riesgos en el ámbito político por las venideras elecciones que pudieran desviarse de una meta sostenible, por lo tanto, el FMI se reunió con los precandidatos presidenciales para medir la incertidumbre política por las elecciones de febrero 2021 y así comprender los puntos de vista de los líderes de las organizaciones políticas sobre los compromisos que el país asumiría para acceder a un programa de crédito. En ese marco, Torino Economics advierte que “la fragmentación del panorama político ecuatoriano, sin dudas, representará uno de los mayores retos de gobernabilidad del país, incluso más allá de las próximas elecciones presidenciales. Las reformas económicas necesarias, requieren de un vasto consenso político, para que el país pueda acceder a USD 1.500 millones en 2021 y 1.000 millones en 2022, cifras no despreciables dadas las considerables necesidades de financiamiento”. “No obstante, para el presente año la economía ecuatoriana tendrá una de sus caídas más acentuadas de la historia del Ecuador, por lo que la recuperación en 2021 y en adelante dependerá en gran medida de dos factores principales: el ritmo de recuperación general de la economía mundial y las reformas que el nuevo gobierno que asuma en mayo de 2021 sea capaz de implementar”, señala el último informe de la unidad de análisis de Torino Capital.

Noticias destacadas