Washington - El número tres de la Cámara de Representantes de Estados Unidos y por lo menos otros cuatro funcionarios del Congreso resultaron hoy heridos en un tiroteo que tuvo lugar en un parque de béisbol de Alexandria (Virginia) mientras se efectuaba una práctica mañanera de legisladores republicanos. El autor del tiroteo identificado como James T. Hodgkinson, de 66 años, murió esta mañana como consecuencia de los disparos que recibió en un enfrentamiento con agentes de la Policía del Capitolio, informó el presidente Donald Trump. Hodgkinson, armado con un rifle, se aposto en los alrededores del parque de béisbol, cerca de las 7:15 a.m., e hizo cerca de medio centenar de disparos, según congresistas.
Las autoridades indicaron que Hodgkinson era residente de Belleville, Illinois, y trabajo como inspector de casas. Hodgkinson fue acusado en abril de 2006 de agresión y daños a un vehículo de motor, en un incidente en el condado de St. Clair, en Illinois. Pero, luego los cargos fueron retirados, según The Washington Post. En su página de Facebook, Hodgkinson hace expresiones en contra del presidente Donald Trump y tiene como foto principal al senador independiente Bernie Sanders (Vermont).  
"Trump es un traidor", dice en su cuenta de Facebook Hodgkinson. Steve Scalise (Luisiana), quien tiene a su cargo buscar los votos para los proyectos de la mayoría republicana, resulto con una herida en la cadera y era operado esta mañana en el hospital MedStar de Washington D.C. Su condición es estable, indico un portavoz de su oficina. El speaker Paul Ryan dijo, por su parte, que Scalise estaba de buen Ánimo y hablo con su esposa. La Cámara baja cancelo los votos programados para hoy en el pleno.
Por lo menos una docena de legisladores republicanos, incluidos los senadores Rand Paul (Kentucky) y Jeff Flake (Arizona), y los congresistas Mo Brooks (Alabama), Ron de Santis (Florida) y Jeff Duncan (Carolina) estaban en el entrenamiento, previo al tradicional partido caritativo que tiene lugar anualmente entre los congresistas demócratas y republicanos. "Nadie hubiese sobrevivido sin la Policía del Capitolio. Estaba (tratando) de matar a todo el mundo...lo hubiese hecho", dijo el senador Paul, quien fue precandidato a la presidencia de EE.UU. en las pasadas elecciones. El autor del tiroteo - que se cree utilizo un rifle- fue herido y arrestado por policías del Capitolio federal que prestaban vigilancia en el lugar, debido a la presencia de Scalise. En términos de jerarquía en la Cámara baja, el congresista Scalise está solo por detrás del speaker Ryan y el portavoz de la mayoría, Kevin McCarthy (California). El congresista Brooks indico a la cadena CNN que escucho entre 50 y 60 disparos.
Vi un rifle Escucha un ruido y al mismo tiempo escucha a Steve Scalise gritar. el resulto herido, sostuvo Brooks a la cadena CNN. Por lo menos un funcionario de la Cámara baja resulto con una herida en el pecho. Y una mujer de la Policía del Capitolio está entre los heridos. El congresista Brooks destaco que el congresista De Santis estaba a la defensiva en la tercera base momentos antes de ir al dugout para prepararse a consumir un turno a la ofensiva. De haber estado aún en la tercera base, hubiese sido uno de los heridos, considero Brooks. El juego anual de béisbol entre republicanos y demócratas del Congreso, con fines caritativos, ha estado programado para el parque de los Nacionales de Washington del béisbol de las Grandes Ligas de EE.UU. El presidente Trump y el liderato del Congreso expresaron su conmoción por lo sucedido. El vicepresidente y yo estamos enterados del tiroteo en Virginia y siguiendo los acontecimientos muy de cerca. Estamos muy entristecidos por esta tragedia. Nuestras oraciones están con los miembros del Congreso, sus empleados, la Policía del Capitolio, los trabajadores de emergencias y todos los afectados, indico Trump. La portavoz de la minoría demócrata, Nancy Pelosi (California), considero el tiroteo como un ataque al Congreso y la investigación ha quedado en manos del FBI. El Congreso de EE.UU. sufrió un ataque despreciable y cobarde, señal la congresista Pelosi. La investigación ha quedado en manos del FBI, que en la escena del incidente ha indicado que es muy temprano para afirmar que se trato de un atentado contra miembros del Congreso. Fortalecen la seguridad En los alrededores del Capitolio, la Policía incremento las medidas de seguridad. El acceso al Capitolio estaba limitado, mientras agentes de la Policía del Congreso creaban una amplia coraza de seguridad en toda la periferia del edificio. El Servicio Secreto, además, cerro la calle Pensilvania justo al frente de la Casa Blanca, como medida de precaución.