República Digital - Indotel Anuncio

19 de abril del 2021

Opinión

El apagón contrario al Pacto Eléctrico

Raúl Pérez Peña (BACHO). La gente de Las Caobas y de media capital no sale de sus casas por miedo a un asalto, pero el oficialismo dice que el país está tranquilo, disfrutando de plena seguridad. Ese acontecer cotidiano por la inseguridad se traduce así: dos personas que llevan años sin verse, si se encuentran, […]




Raúl Pérez Peña (BACHO).
La gente de Las Caobas y de media capital no sale de sus casas por miedo a un asalto, pero el oficialismo dice que el país está tranquilo, disfrutando de plena seguridad. Ese acontecer cotidiano por la inseguridad se traduce así: dos personas que llevan años sin verse, si se encuentran, en minutos la conversación no es para sazonar “el honrado comportamiento” gubernamental o del Palacio. El sentido común cambia la temática Otro ejemplo, el Pacto Eléctrico permanecía sin ninguna actividad desde hace más de un año, bajo el supuesto de que serían amarrados los cabos sueltos con el objetivo de articular un consenso en sus aspectos más controversiales. Y que venía su firma precedida de señales positivas. Pero de repente se produjo el apagón al sentido común. La posposición de la firma se quedó en un limbo, con un barullo de improvisaciones inadmisibles. Así lo expresa el sector social: “El sector social del Pacto Eléctrico considera que la posposición de su firma en forma indefinida como anuncia el gobierno y la Secretaría Ejecutiva del Consejo Económico y Social (CES) es la confirmación del estrepitoso fracaso del gobierno y el funcionario público, en su determinación de procurar la legitimación del turbio proceso de Punta Catalina-Odebrecht y el nuevo poder que ha entregado el presidente Danilo Medina a Rubén Jiménez Bichara, para realizar nuevas contrataciones y negocios secretos, sin licitaciones de energías y compras, para el sector eléctrico.” “Expresamos que el país ha sido burlado, que se inventaron un “nuevo documento de pacto” que no ha sido acordado por nadie en las discusiones del mismo, que han querido que solo fuera acordado en secreto con la cúpula del CONEP y otros grupos empresariales, que han querido pescar en río revuelto, aún en contra de los reducidos consensos fundamentales puestos en común en las mesas de discusiones.” Improvisadamente y a vapor se hizo “una convocatoria a la firma de un documento que nadie conocía...”.  Y con la peor improvisación: suspender sin fecha dicha firma.

Noticias destacadas