República Digital - Indotel Anuncio

18 de abril del 2021

Opinión

El bambinazo de Trump

Juan Guiliani Cury. Una estratégica jugada  de caramboleo de alta política internacional acaba de hacer el presidente Donald J. Trump al concertar un multibillonario negocio valorado en 380 mil millones de dólares con el reino Saudí en la conflictiva zona del Medio Oriente. De esta partida, 110 mil millones de dólares irán a la industria […]




Juan Guiliani Cury.
Una estratégica jugada  de caramboleo de alta política internacional acaba de hacer el presidente Donald J. Trump al concertar un multibillonario negocio valorado en 380 mil millones de dólares con el reino Saudí en la conflictiva zona del Medio Oriente. De esta partida, 110 mil millones de dólares irán a la industria armamentista norteamericana, la cual debe sentirse muy contenta con esta operación. Trump demuestra en su primer viaje de largo alcance  fuera de Estados Unidos de  sus  habilidades de  un estratega de negocios. Trump con ese bambinazo,  da un respaldo significativo  a Riad en su rol importante de productor de petróleo, sino también en  defensa como ente de contención de  sus archienemigos el también productor petrolero iraní, aliado éste de Siria y por consiguiente de Rusia.  En esa misma semana,  se produjo un acontecimiento igual de relevante y fue la reelección del presidente Hasan Rohani, un moderado político iraní que ha prometido una nueva política de apertura a lo interno y externo del régimen islámico  a los 80 millones de sus conciudadanos. El día de su triunfo, Rohani con una amplia votación de un 57% del electorado, venciendo al conservador dirigente Ebrahim Raisi, reafirmó su política de reformas y apertura internacional en el campo comercial, económico y político. Irán sufre desde hace unos años un embargo económico de Occidente que ha ocasionado fuertes  pérdidas a su economía petrolera y una baja  de alrededor un 25% de su Producto Bruto Interno.   Teherán firmó en julio del 2015 un acuerdo con 6 potencias 5+1 (Gran Bretaña, Francia, Rusia, China y Alemania) encabezadas por Estados Unidos para limitar el uso de su desarrollo nuclear,  que los iraníes ha dicho es para fines pacifico. El acuerdo nuclear,  sin embargo, fue objetado por Israel y en cierta medida por la propia Arabia Saudita, adversarios ambos del régimen de Teherán. Las relaciones Teherán - Washington colapsaron  desde la toma de la embajada norteamericana en la capital iraní  en 1979 por parte de miles   de estudiantes que celebraban el fin del régimen pro-occidental del Sha de Irán y la instalación de un gobierno revolucionario de creencias islámicas.
Por su lado, el jefe de la Casa Blanca, festejaba junto al rey Salman, los jugosos contratos con los saudís y  lo que representaba en cientos de miles de millones de dólares para la economía, además de los  miles de empleos que se crearán para los estadounidenses. El bambinazo de Trump, se produce en medio de una crisis política que incluye denuncias de investigaciones encubiertas, como la presunta intromisión rusa en esferas políticas de Washington y cuyo epicentro de turbulencia  se emancipó  a raíz de la abrupta destitución del director del FBI James B. Comey.

Noticias destacadas