República Digital - Indotel Anuncio

15 de abril del 2021

Opinión

El CEA y el museo nacional del cinismo

Pablo McKinney. pablomckinney@gmail.com Si hay una institu­ción que refleja lo inoculada que es­tá la corrupción en la sociedad do­minicana, y la vocación pa­ra el latrocinio de parte de nuestras élites políticas, de miembros o allegados de to­dos los partidos que gober­nante han sido, esa institu­ción es el Consejo Estatal del Azúcar, CEA, creado en 1966 […]




Pablo McKinney.
pablomckinney@gmail.com
Si hay una institu­ción que refleja lo inoculada que es­tá la corrupción en la sociedad do­minicana, y la vocación pa­ra el latrocinio de parte de nuestras élites políticas, de miembros o allegados de to­dos los partidos que gober­nante han sido, esa institu­ción es el Consejo Estatal del Azúcar, CEA, creado en 1966 para administrar 12 ingenios del Estado. Ante los repetidos escán­dalos en esa institución, pa­recía lógico que cada gobierno prometiera tomar medidas para frenar el sa­queo; parecía lógico, pe­ro no conveniente política­mente. Y así, pasaron los años y los gobiernos, hubo altas y bajas, pero con ma­yor o menor disimulo el sa­queo prosiguió y ningún gobierno se ha atrevido a detener la rueda que rue­da y sigue rodando para pa­gar favores a financiadores, a militantes y allegados ci­viles y militares y, además, en muchos casos de mane­ra legal, pues se ha cumpli­do con todo un proceso de venta formal, eso sí, a unos precios que en ocasiones han representado una cen­tésima parte de su valor de mercado.
La revisión pormenoriza­da de esas ventas durante los últimos 59 años serviría para llenar una sala de ese Museo del Cinismo Nacional que éti­camente somos. Ese espacio debería contener un espejo para que en él se miren cier­tos “próceres de la decencia”, que andan por la vía fusilan­do honras ajenas, lanzando piedras desde un techo de cristal, y con una memoria selectiva. Ocurre siempre igual. Cambian los gobiernos, sur­ge una esperanza, y aquí de­be uno citar la frase que Sar­tre nunca pronunció pero que a él se le adjudica: Cuan­do unos son el infierno, los otros nunca son el paraíso. Y ahora me remito a aquel pri­mero de julio de 1966, o a los agostos de 1978 hasta el próximo de 2020. Ahora toca el turno al PRM, con Luis Abinader como pre­sidente, y otra vez, como tan­tas otras veces, la esperanza. ¿Será esta vez, la vez? En esta ocasión, además de cualquier promesa de campaña queda un tuit de presidente electo: “El Consejo Estatal del Azú­car (CEA) será fusionado con la Dirección General de Bienes Nacionales. No se venderá un metro más propiedad del Esta­do a particulares, y las porcio­nes de terreno disponibles, se utilizarán en proyectos socia­les, producción y de desarro­llo económico”. Dios le oiga, y que la Virgen le bendiga y que la María Magdalena -con su ternura- le guíe.

Noticias destacadas